Viernes 27 de Noviembre de 2020

  • 32.8º
  • Parcialmente soleado

ASESINATO

9 de enero de 2018

09/01/2018: "Nisman no tenía el perfil de un suicida"

Abogada penalista, además de actriz, la mujer cuenta que Nisman era "obsesivo al extremo" y una persona muy amable. Que conoce a Lagomarsino pero no sabía qué trabajo realizaba. Y que vivió días de mucho miedo porque -cree- a su jefe lo mataron.

Por: Mariano Casas Di Nardo

La vida de Sabrina Mateos se sostiene sobre dos pilares fundamentales: su trabajo de prosecretaria en la Fiscalía que supo estar a cargo de Alberto Nisman, que sigue con la causa AMIA, y su pasión por la actuación, que al ser en el teatro independiente, realiza a pulmón. Una exigencia en dos niveles que ella lleva con su mejor sonrisa.

"Soy actriz antes que abogada penalista. Comencé a actuar en teatro a los diez años, pero mis padres me obligaron a elegir una carrera tradicional y me incliné por Derecho ya que tenía el ideal de hacer un mundo más justo", reflexiona.
-¿Qué recuerda de la entrevista de admisión con Nisman?
-Que fue muy amable. Era obsesivo al extremo, estaba atento a todo. Al principio se trabajaba de sol a sol, éramos unas 70 personas. Entrábamos a las nueve de la mañana y nos íbamos a las nueve o diez de la noche.
-¿Tuvo trato con Diego Lagomarsino?
-Lo conocía de vista. Un "hola" y "chau" si me lo cruzaba, nada más. No tenía horario de trabajo porque era monotributista. Yo desconocía el trabajo que realizaba.

UN SHOCK INMENSO
-¿Cree que el fiscal se mató o lo mataron?
-No tenía el perfil de suicida. Para mí fue un shock inmenso porque nunca me lo imaginé. Que él podía aparecer muerto no entraba en la cabeza de nadie. Cuando me enteré no lo podía creer. Después, cuando caí en la realidad, lo primero que pensé fue "lo mataron".
-¿Cómo fueron los días siguientes?
-De paranoia, de miedo, de caminar por la calle y mirar para todos lados. Fue un momento muy feo, de mucha tristeza, de incertidumbre, porque mi jefe estaba muerto.
-¿Volvería a trabajar con él si pudiese volver el tiempo atrás?
-Lo haría una y mil veces. Mi carrera la hice a su lado, era un tipo muy complicado porque quería todo para ahora y no se le escapaba una. Pero sí, claro que lo elegiría.
-¿Qué le decía sobre su carrera actoral?
-Nisman veía bien que cada uno tenga una vida más allá de la profesión. Trabajando con él llegué a actuar en la obra "El Bigote de Marilyn" y mis compañeros de trabajo vinieron a verme. Pero él nunca vino. Que a mí me conste, no salía con gente del trabajo.
-En los últimos años protagonizó otras obras teatrales, ¿por qué recién ahora sale a la luz su trabajo en la fiscalía de la causa AMIA?
-Nadie me lo había preguntado y las veces que salió el tema en reportajes, el periodista lo pasó por alto. No tengo nada que esconder, es mi trabajo, mi profesión, lo hago con mucho respeto y le dedico gran parte de mi vida.

LINEA FUNDADORA
Cada miércoles a las 21, Sabrina Mateos se sube al escenario del Espacio Colette, en el Paseo La Plaza, para protagonizar la obra de su autoría "Trasbordada. Un amor para toda la vida", junto a Federico Ini (también a cargo de la dirección), Ada García y Ariel Cuño.
-¿Cómo combina el trabajo con la vocación?
-Como todos los actores del teatro independiente. Durante el día se trabaja en lo de uno, y se le quitan horas a lo social o a los fines de semana para los ensayos. Tal vez un martes ensayo durante toda la noche y al día siguiente a las seis me levanto para ir a trabajar con mi mejor cara.
-En la obra habla de su vida, de cuestiones muy personales, pero no menciona su trabajo junto a Nisman..
-"Trasbordada" habla de mi vida amorosa, de ese afán que tenemos las mujeres por encontrar a un príncipe azul. También habla de los chascos que nos llevamos luego de los primeros encuentros cuando creemos encontrar el amor más puro. Es una comedia con la que las mujeres y los hombres se sienten identificados.
-¿Por qué dejar de lado, entonces, su experiencia como abogada penalista?
-Tal vez pueda ser el disparador para alguna otra obra, pero no para "Trasbordada", aunque algunas cosas digo. A la Fiscalía llegué en el año 2005, soy de la "línea fundadora". Mi primer cargo fue de pinche. Ahora soy prosecretaria, investigo varias líneas de la causa, tengo distintas hipótesis a cargo, que llevo adelante bajo las instrucciones de los fiscales Santiago Eyherabide, Roberto Salum y Leonardo Filippini.
-¿Qué elige: ser fiscal de una causa trascendente o directora en un teatro importante?
-Elijo ser directora y armar mi propio grupo de actores.

COMPARTIR:

Comentarios