Miércoles 25 de Noviembre de 2020

  • 18.9º
  • Lluvia

EXPORTACIONES

20 de enero de 2018

20/01/2018: Argentina sólo le vende a países emergentes

Los números en rojo de la balanza comercial superaron los u$s 7.000 millones –aún no hay cifras definitivas-. Este desequilibrio se explica en buena medida por el déficit bilateral con China y nuestro vecino Brasil, situación que aparece muy difícil de ser revertida.


Gustavo García

El comercio exterior argentino y, principalmente sus flacas exportaciones, demostraron nuevamente durante el año pasado lo mucho que resta por hacer a la hora de ganar mercados. Los números de las ventas al exterior fueron escuálidos y el destino de las mismas se concentró en las economías emergentes. Lo que es igual a decir que Argentina no está en la mira de los países desarrollados.

Los números en rojo de la balanza comercial superaron los u$s 7.000 millones –aún no hay cifras definitivas-. Este desequilibrio se explica en buena medida por el déficit bilateral con China y nuestro vecino Brasil, situación que aparece muy difícil de ser revertida.

Lo cierto es que, según cifras estimadas por la consultora Desarrollo de Negocios Internacionales (DNI), se prevé que las exportaciones habrán redondeado en 2017 un total de u$s 58.540 millones.

Esto supone que las ventas externas de bienes de empresas que operan en Argentina en 2017 permanecen en niveles aún más bajos que los alcanzados (no solo en el record de 2011) en muchos años anteriores, como 2014, 2013, 2012, 2011, 2010 y hasta 2008. Más aun al haber crecido el PBI más que las exportaciones el ratio exportaciones/PBI en Argentina descendió.

Según el análisis de Marcelo Elizondo, director de DNI, “las exportaciones argentinas crecieron en 2017 solo 1,2%. La modesta suba sólo se explica, además, por un alza de 1,1% de precios internacionales, porque en volumen las exportaciones solo crecieron 0,1% (lo que es prácticamente igual a cero)”.

Según la OMC en el año 2017 en el mundo la totalidad de las exportaciones de todos los países mostró un volumen que supone un crecimiento de 3,6% (el mejor numero en varios años) por lo que Argentina ha continuado el proceso de descenso en la participación en el comercio mundial.

“La Argentina tiene exportaciones de bienes (2017) por algo menos al 10% del PBI. Si se suman a las citadas exportaciones de bienes, las exportaciones de servicios, el ratio argentino de exportaciones/PBI es 12,5%. Así, Latinoamérica tiene un rato exportaciones/PBI (bienes y servicios) que más que duplica el argentino (en la región es 21,1%)”, remarca Elizondo.

El documento explica que la Argentina muestra problemas de inserción comercial. Sus exportaciones han mermado en la participación en el comercio mundial (eran 0,8% en 1960, y hoy llegan a 0,3%) y no logran superar los u$s 60.000 millones hace tres años. Argentina exporta menos que Brasil y México en la región, pero también –en los últimos años- menos que Chile, que es una economía más pequeña.

Una de las características del comercio exterior emisivo argentino es que mientras encuentra cierta capacidad de acceso a mercados emergentes (mas adaptables a la oferta argentina, que está básicamente compuesta por bienes intermedios), tiene serias dificultades para lograr una oferta que ingrese de modo sostenido en economías grandes o desarrolladas, remarca el informe.

“Efectivamente, las exportaciones a países emergentes en 2017 suponen 65% del total (casi dos tercios del total). En números redondos, puede decirse que mientras las exportaciones argentinas de bienes en 2017 crecieron solo 1,2% (pero 1,1% explicado por mejores precios), de ese total –de casi 59.000 millones de dólares- se exportaron a países emergentes unos 38.500 millones de dólares”, subraya Elizondo.

Entre los 10 principales destinos para las exportaciones argentinas hay 7 emergentes: Brasil, Chile, Vietnam, India, España, Argelia y Egipto. Y entre los 20 principales hay 12 emergentes.

A la hora de evaluar las razones del mezquino desempeño de las exportaciones argentinas suele tomarse el atajo de justificarlo por el tipo de cambio retrasado. Un segundo paso es, además, hacer hincapié en la infraestructura precaria y los altos costos de la logística. Pero existen otros argumentos.

Como asegura Marcelo Elizondo, un motivo por el cual Argentina le vende principalmente a mercados Emergentes está dado en “la existencia de barreras de acceso en los mercados más exigentes. Esas plazas no crecen como destino por la propia complejidad de sus regulaciones, pero también por no haber logrado hasta ahora Argentina acuerdos de libre comercio o de preferencias arancelarias”.

Además, “se complementa esto con la dificultad de acceso a mercados más complicados motivada en los problemas de estándares y requisitos exigidos, formales o no, de calidad. Otra razón está en que son también mercados que exigen alto volumen o escala. Argentina cuenta apenas con unas 15 empresas que exportan más de u$s 1.000 millones al año y carece de una canasta de grandes exportadores”.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios