Jueves 6 de Mayo de 2021

ESPECTACULO

16 de abril de 2018

16/04/2018: "Si mostráramos la violencia que los militares aplicaban, volverían a ganar"

"El secreto libre", que se ofrece en el teatro El Tinglado, trae a la memoria el calvario de dos jóvenes que durante su secuestro se enamoraron mientras se comunicaban a través de una tubería de agua. Sobrevivieron para contarlo.


Mariano Casas Di Nardo

Casi por casualidad, en esas noches donde una hace una retrospectiva de su vida, el dramaturgo, director y actor Charlie Gerbaldo rescató de entre sus voces internas una potente historia de amor que le había contado una compañera sobre los años de la dictadura. Una mujer y un hombre que, privados de su libertad por los militares, establecen una relación a través de una tubería de agua que unían una celda con otra. Pasó el tiempo y la idea se materializó en "El secreto libre", obra que Gerbaldo presenta los martes a las 21 en la sala El Tinglado, en codirección con Javier Rosón.

"El secreto libre" surgió ""hace treinta años, cuando una amiga que estudiaba teatro conmigo en Santa Fe me cuenta la historia de una mujer y un hombre que se conocieron a través de un caño de agua. Estuvieron dos años conociéndose de ese modo, hasta que fueron liberados y se encontraron en persona"", cuenta Gerbaldo.
-¿Por qué toma forma tantos años después?
-Porque entonces tenía 17 años y en ese momento no entendía mucho de la vida. Lo tuve presente durante un tiempo pero después se me olvidó. Y hace poco, buscando historias de amor para representar, me vino de nuevo a la memoria. La escribí de corrido durante siete días, sólo recordando e imaginando eso que me habían contado.
-¿Siempre la imaginó en formato teatral?
-Sí, mi idea era montarla, pero no tenía dinero. Una vez se la di a Ricardo Darín, pero nunca tuve una devolución suya. Yo quería que la dirigiera. Hasta que llegué a José Campusano, a quien le gustó para hacerla película. Se hizo dos años atrás con el mismo nombre, "El secreto libre", y dirección de Horacio Florentín. Fueron ellos los que me motivaron para buscar a los protagonistas reales.
-¿Logró conocerlos?
-Sí, en plena filmación me contacté, después de quince años, con aquella amiga mía, Patricia Traba. Fue ahí que me contó que esa historia era la de su amiga Stella Maris Vallejos y su pareja Carlos, que aún estaban vivos y juntos. Algo increíble. Nos encontramos y me emocioné mucho. No podía creer que esa historia que me rondó la cabeza durante los últimos años de mi vida fuera como me la estaban narrando en persona.

CONTRACARA
-¿Qué le contaron ellos?
-Que habían sido presos políticos en Santa Fe. Que no los llevan a cárceles sino a casas abandonadas convertidas en centros clandestinos, por eso las habitaciones se conectaban con tubos. Los dos primeros años se comunicaron de esa forma, pero después los separaron y perdieron el rastro. Estuvieron en total unos seis años presos. Stella Maris puede decir hasta los minutos que estuvo presa. Fueron seis años de oscuridad y de vivir las peores vejaciones. Cada tanto la llevaban a dar vueltas por Santa Fe y de vuelta a la prisión.
-¿"El secreto libre" cuenta todo eso?
-No. Si mostráramos la violencia que los militares aplicaban volverían a ganar ellos, les daría difusión gratis. Yo cuento que en ese infierno que ellos impusieron se gestó una historia de amor. Y eso es meterles un dedo en el traste.
-Usted Rosón, ¿cómo se suma al proyecto?
-Mi aporte es desde la dirección de actores. Soy el que los guía para llegar hasta donde queremos. Me apoyé en dos películas que muestran un poco lo que vive esta pareja: "Garage Olimpo", de Marco Bechis, y "Líneas de teléfonos", de Marcelo Brigante. Quería que los actores (Gerbaldo, Alexandra Geoffroy y Dalila Ferreyra) muestren alegría, tristeza y amor. Uno va a llorar junto a ellos y a alegrase por ellos.
-Gerbaldo, ¿qué le quedó del encuentro con Stella Maris y Carlos?
-En ellos descubrí el amor con una gran tristeza por dentro. Mientras Carlos habla por arriba de todo lo sucedido, Stella es muy precisa. Hoy tienen dos hijos y tratarlos fue una bendición. La vida les ofreció durante seis años su peor versión y, sin embargo, pudieron salir adelante.

COMPARTIR:

Comentarios