Viernes 22 de Octubre de 2021

14.8°

Despejado

POLITICA

2 de agosto de 2018

02/08/2018: ¿Los tentáculos venenosos del mecanismo criollo llegan a los municipios?

Historias del conurbano- El kirchnerismo fue un modelo de acumulación económica que pudo hacerse producto de generar un relato que impactó en la sociedad y adormeció a gran parte de ella bajo la creencia que vivían mejor porque accedían a ciertos consumos.
Sebastián Dumont

La ola de detenciones que se suscitó en las últimas horas producto de la investigación por el supuesto pago de coimas de la obra pública en la década K encendió alertas también en los municipios del conurbano que fueran gobernados por intendentes K en aquel lapso.

Es verdad que entre los pedidos de aprehensión y los llamados a indagatoria, no figuran ninguno de los alcaldes K, los tentáculos venenosos de la corrupción no observan cual será su alcance final. Por ello, surgen en estas horas diversas anécdotas de cómo era el manejo que llegaba desde el ministerio de planificación en esos tiempos.

Es cierto que no todos los integrantes de un espacio político tenían que ver con los manejos de la plata, pero todo esto no es nuevo. Y muchos sabían de cómo era la operatoria K para acceder a la obra pública. Varios intendentes fueron beneficiarios de ello. 

Julio De Vido y José López fueron los interlocutores preferidos de los intendentes K durante el gobierno anterior. Todos, sin excepción, sabían como eran las reglas de juego. Cuánto se solía requerir de los anticipos para que las obras avancen. Esto lo hacían empresas que proponía el propio gobierno y en otros casos, dejaban a los jefes territoriales que eligieran alguna de ellas. Una de las oficinas donde se negociaban las cosas era en la de vialidad nacional.

El intento de condenar la corrupción ahora con las evidencias a la vista, resulta sorprendente, pero esperado. Siempre es más simple apelar a el argumento del partido judicial para justificar una mecanismo que nadie desconocía de su existencia. 

Sostener que las encuestas fueron el disparador para esta renovada acción de la justicia es un argumento parcial. Del mismo modo que pensar que por esta razón los ciudadanos se van a olvidar de los aumentos de las tarifas y la inflación que no baja. Una cosa no quita lo otra. Lo contrario sería subestimar la inteligencia de quienes votan. La mayor porción de los que ahora repudian, ganaron sus distritos en la lista K o fueron electos para otros cargos.

UN MECANISMO VOX POPULI
Era vox populi el mecanismo que emanaba desde el ministerio de planificación. Esa manera de operar se trasladaba también a las obras municipales, Y allí se mostraban las mismas internas del ministerio de planificación. Para los jefes comunales no era lo mismo hablar con De Vido que con José López. Ese juego lo manejaba a su antojo Néstor Kirchner. Su fallecimiento cambió las cosas. Al menos por un tiempo.

De aquellos momentos surge una anécdota de las tantas que se escucharon. Fue cuando un intendente del conurbano fue a reclamarle al ex presidente cargos en las listas ante una elección cercana. La respuesta habría sido: "Para los traidores los cargos electivos, los negocios para los amigos". Vaya si cumplió. La idea de mostrar indignación es poco creíble. El relato de la épica K sirvió para acumular riquezas incontables producto de la corrupción. Es lo que quisieron esconder bajo el lema de nacional y popular. Son muy pocos los que dijeron las cosas a tiempo.

Este debate abre varias preguntas. Los K dicen que por un par de corruptos no puede invalidarse un modelo político. Es falsa la premisa. El kirchnerismo fue un modelo de acumulación económica que pudo hacerse producto de generar un relato que impactó en la sociedad y adormeció a gran parte de ella bajo la creencia que vivían mejor porque accedían a ciertos consumos. Mientras tanto se escribían cuadernos y los bolsos iban y venían.

COMPARTIR:

Comentarios