ACTUALIDAD

13 de agosto de 2018

13/08/2018: Varias pruebas complican a Cristina Kirchner en cuadernos de coimas K

Existen evidencias de que la ex presidenta Cristina Kirchner era parte de la maniobra para recaudar dinero ilegal. Desde el kirchnerismo dicen que no sabía nada.

Cristina Kirchner, ex presidente de la Nación, jamás pudo llegar a imaginar que iba a verse tan comprometida ante la Justicia en la causa de las coimas K.

 

Cuando se inició el caso con la detención de Roberto Baratta luego de las evidencias 
escritas en 8 cuadernos del ex chofer Oscar Centeno, Cristina Kirchner tal vez haya 
creído que sería suficiente con una defensa política para salir sin problemas del 
tema. Fue el momento en que sus asesores legales apostaban a la presunta falsedad" lo escrito y sostenían que el juez contaba con fotocopias de las libretas y que podían intentar invalidar la prueba. Pero el escándalo se potenció y ya no alcanza con esa estrategia.

 

Hasta ahora hay nueve arrepentidos y testimonios de varios ex funcionarios y 
directivos de empresas que aceptaron haber entregado dinero ilegal para el 
kirchnerismo a través de coimas o aportes de campaña.

 

La cantidad de pruebas que comprometen a la ex presidenta son muchas y no dejan de aparecer. En los cuadernos de corrupción por coimas K hay sobrada evidencia sobre el papel central de la ex presidenta en la maniobra fraudulenta. El 6 de mayo de 2013, el ex chofer de Baratta deja asentado en una de sus libretas que había dejado de escribir por temor a que lo descubran y agrega que volvió a hacerlo "porque en una reunión que tuvo el ministro de Vido, Baratta y Cristina Kirchner en la cual los instruyó para que sigan recaudando de las empresas para las próximas campañas electorales".

 

Esto no es lo único que relaciona directamente a la ex mandataria con la estructura de recaudación ilegal de dinero de manera sistemática. Una parte de los fondos Baratta los entregaba en el 5 piso de Juncal y Uruguay, el departamento de la familia Kirchner donde hoy vive Cristina en la Capital Federal; y otros iban directamente a la Quinta de Olivos. En la declaración de Centeno como arrepentido aseguró que la ex presidente estaba en el lugar cuando entregaban los bolsos: "Se la veía a ella (por Cristina) en jogging que cruzaba desde la casa donde vivía hacia el chalet donde habían dejado el dinero".

 

Centeno también afirmó en su declaración que luego de la muerte de Néstor Kirchner la recaudación no se detuvo y que la plata negra la llevaban a Olivos donde vivía la ex presidenta. E incluso reveló que un secretario de la actual senadora nacional era quien los habilitaba a entrar a la residencia.

 

El empresario Carlos Wagner también comprometió aun maás a Cristina Kirchner y la ubicó como protagonista clave en la trama de los sobornos con la obra pública.

 

A pesar de las pruebas, en el kirchnerismo empezaron a desplegar una estrategia para desvincularla de los hechos. Sostienen que la actual senadora no estaba al tanto de los cobros ilegales de Baratta, Julio De Vido, José López, Nelson Lazarte, Claudio Uberti, Juan Manuel Abal Medina y otros funcionarios de menor rango que también participaban del sistema.

 

Vale preguntarse si en efceto la ex mandataria estaba al margen de todo lo que pasaba delante suyo.

 

Abal Medina, el ex jefe de Gabinete, dijo que recibió pagos ilegales de empresarios. Dijo, ante la Justicia, que eran para la campaña de 2013 y admitió que todo sucedía en la Casa Rosada. El despacho del jefe de Gabinete está pegado al del Presidente. Es más, en los pendrives que allanaron en la casa de Martín Larraburu, mano derecha de Abal Medina, hay una serie de planillas con anotaciones en código 
sobre el destino de la recaudación ilegal. Dos siglas llamaron la atención de los 
investigadores: CFK y JDV.

 

(Foto: NA)

COMPARTIR:

Comentarios