SALUD PUBLICA

13 de diciembre de 2018

13/12/2018: Difundieron medidas de prevención para evitar ahogamientos y lesiones en piletas

Las lesiones no intencionales son una de las principales causas de ingreso al hospital Materno Infantil San Roque de Paraná.

En temporada de verano, sobre todo por ahogamientos en piletas u otros receptáculos con agua. Para evitarlas se recomienda la mirada atenta de los adultos a sus hijos.

Según la Sociedad Argentina de Pediatría Filial Río Paraná, los ahogamientos son la tercera causa de muerte por lesiones no intencionales a nivel mundial. Debido a esto se calcula que fallecen 400.000 personas cada año y que los chicos están en mayor riesgo en sus primeros años de vida.

Al comenzar la temporada estival, el servicio de Terapia Intensiva del hospital Materno Infantil San Roque de Paraná, reiteró los consejos para evitar ahogamientos y otros incidentes con agua ya que significan una de las principales causas de ingreso al efector.

En este marco, el jefe de ese sector, Roberto Ariel, indicó: “El 90% de los infantes que ingresan tienen como causa principal una lesión no intencional por un descuido de los padres”. Por tal motivo, se sugiere que los adultos a cargo de chicos de entre 2 y 5 años extremen las medidas de cuidado y desarrollen una mirada atenta en la vivienda propia y en otros lugares de visita como piletas, arroyos, ríos y campings.

Para prevenir lesiones no intencionales en los hogares es necesario vaciar receptáculos de agua (baldes, bañeras) en los que los niños podrían sumergirse y también vallar el perímetro de las piletas.

Sobre otros accidentes habituales, Ariel sostuvo: “En época de verano, los adultos depositan a sus hijos en los andadores a fin de que el bebé moje sus pies pero esto puede traducirse en un accidente si se inclina hacia adelante y cae. Por eso es necesario que quienes están a cargo no se distraigan”.

Cabe mencionar que los dispositivos de flotación más conocidos como bracitos no ofrecen la seguridad y protección necesaria. Es por esto que se deben usar los chalecos homologados por Prefectura (proporcionales al peso y la estatura del niño o niña).

Por otra parte, es fundamental que las playas elegidas para bañarse estén habilitadas y cuenten con boyas y guardavidas.

(Prensa Ministerio de Salud)

COMPARTIR:

Comentarios