Domingo 29 de Noviembre de 2020

14.4°

EL CLIMA EN CONCORDIA

POLITICA

19 de diciembre de 2018

19/12/2018: Un año de ajuste económico y de creciente polarización electoral

Siete días de política. La fuerte devaluación no sólo trajo inflación, recesión y más pobreza. También resucitó electoralmente al kirchnerismo que quiere armar un frente justicialista de liberación de Cristina

Sergio Crivelli

El jueves pasado el gobernador Juan Manuel Urtubey concurrió a un almuerzo en el Palacio Duhau organizado por la Cámara de Comercio e Industria Franco Argentina. Había expectativa entre el centenar de empresarios presentes sobre su diagnóstico en el inicio del proceso electoral.

Un consultor le preguntó por el escenario de creciente polarización y Urtubey habló vagamente de consensos. Para evitar una definición utilizó una metáfora culinaria. Dijo que cuando uno viaja en avión le preguntan qué va a comer: pasta o carne. Opinó que habría que agregarle al menú un plato de pescado. El consultor se quedó con las ganas de que le respondiera cómo pensaba cocinar el pescado, paso fundamental para que la opción sea realmente accesible.

La postura de Urtubey y de todo el peronismo con poder que está alejado de Cristina Kirchner refleja la falta de respuesta a un escenario de creciente polarización a muy pocos meses de que se definan las candidaturas. Iban a hacer la semana pasada un acto multitudinario en Costa Salguero del peronismo `alternativo', pero tuvieron que suspenderlo.

Hay dirigentes como Sergio Massa que si bien sostienen en público la necesidad de un proyecto alternativo, en los hechos ya parecen haberse resignado a que la competencia sea entre Mauricio Macri y Cristina Kirchner. El ex jefe de gabinete de CFK intentó convertirse sin fortuna en una tercera opción desde 2015, pero terminó entendiendo que no hay `avenida del medio'; ni ancha, ni angosta. Lo que hay es una suerte de tierra de nadie entre las dos líneas de trincheras, donde se reciben proyectiles de ambos lados. Terminó por refugiarse en la trinchera kirchnerista y apuesta a que Macri fracase.

El resto del PJ no `K' trata de mantener distancia. La conducción formal del partido, en manos de José Luis Gioja, intenta acercarlos a la ex presidenta y propuso un congreso con ese propósito para el mes de febrero. Quiere un frente amplio antimacri, pero los gobernadores en la mayoría de los casos ya resolvieron separar las elecciones en sus distritos de las nacionales para evitar ser arrastrados por la confrontación.

Esa decisión, sin embargo, no significa que descarten de plano alguna forma de convergencia. El desgaste producido al gobierno por la megadevaluación ha introducido tanta incertidumbre en el horizonte electoral que nadie tomará una decisión definitiva hasta último momento.

Juan Schiaretti, gobernador de una provincia fuertemente antikirchnerista como Córdoba, tiene, por ejemplo, más del 60% de imagen positiva en su distrito. Jugará esa carta ganadora en las provinciales, mientras que en las nacionales se mantendrá prudentemente al margen, apoye o no de los dientes para afuera el candidato que designe su partido.

¿Cómo sería el frente cristinista? Por ahora cuenta con Unidad Ciudadana que tiene como base el conurbano y algunas provincias norteñas (Tucumán, Formosa) y patagónicas. En la región central, Córdoba, Mendoza, Santa Fe, en las que está el grueso del padrón los kirchneristas tienen poca representación. A la alianza se sumará también un sector del sindicalismo -Moyano y los gremios estatales-, los piqueteros y el grueso del episcopado. Los empresarios que entraron en el sistema de coimas descrito por los `cuadernos', hicieron muy buenos negocios durante la década `ganada', pero ahora están en el peor de los mundos. Con Macri pierden plata y están presos o con riesgo de estarlo.

La polarización no excluye a la Justicia. Durante la semana que acaba de concluir fueron liberados Amado Boudou y su amigo Núñez Carmona, ambos ya con condena de primera instancia. La decisión abrió una ventana desde la cual contemplar la suerte que espera a la ex presidenta, procesada en varias causas, si el justicialismo vuelve al poder.

El macrismo tiene problemas económicos producto de la devaluación, pero no tiene los problemas del peronismo. Ni judiciales, ni de liderazgo. El lunes las dos principales figuras del gobierno se alinearon junto a Marcos Peña en Parque Norte. Horacio Rodríguez Larreta y María Eugenia Vidal saben que su suerte está irreversiblemente atada a la del presidente. Por eso apuestan a la reactivación económica y a la polarización política. Esperan como Macri que el horror del pasado y la esperanza del futuro pesen más que el triste presente en el ánimo de los votantes.

COMPARTIR:

Comentarios