Domingo 19 de Septiembre de 2021

22°

Nublado

ACTUALIDAD

29 de enero de 2019

29/01/2019: La sugestiva visita a una armería del detenido por el crimen de las turistas israelíes

Nicolás Gil Pereg mostraba una apariencia totalmente distinta a la que se le vio tras denunciar las desapariciones de su madre y su tía.

Nicolás Gil Pereg tenía 42 armas registradas a su nombre, pero quería un más. Por eso el viernes pasado, horas antes de ser detenido por el doble crimen de su madre Pyrhia Sarussi  y su tía Lily Pereg, se dirigió a una conocida armería ubicada en la capital mendocina para adquirir una más.   "Estuvo en mi local porque quería comprar una pistola de aire comprimido porque la Policía le había secuestrado todo. Me dijo: 'Quiero tener algo por si entran ladrones'", relató Aldo Chesi, propietario del Tirolés. "Yo le dije que ese tipo de armas las busque en una juguetería o que se hiciera una de madera", agregó a Mdz radio.   Gil Pereg era un conocido cliente de la armería. Incluso el pasado 2 de enero le entregaron siete armas de puño que había comprado en 2018. También en esa oportunidad adquirió unas 50 balas calibre .22, 100 balas .9 mm, y cinco cajas de calibre .38.   "Me llamó la atención de que compraba muchas armas pero no iba al Tiro Federal a practicar", comentó Chesi, quien declaró en la causa cuando la Policía buscaba a las hermanas y describió a quien, en ese momento, sólo era un testigo: "Al principio era una persona normal, bien vestida, pero después no muy elegante y con falta de higiene".   En algunas imágenes que circularon por medios locales, se lo ve a Gil Pereg en el negocio con rastas y barba. Esa apariencia la cambió inmediatamente después de denunciar la desaparición de sus familiares, ya que se rapó por completo.     El israelí de 37 años tenía todos los permisos y credenciales en regla para adquirir las armas. "Me contó que era militar y como no tenía la ciudadanía argentina la tuvo que obtener para poder comprarlas y registrarlas", dijo Chesi.   Gil Pereg comenzó a comprar armas en El Tirolés hace al menos siete años. Según publica diario Los Andes, tenía sus cédulas de usuario de armas, de tenencia y de consumo (para comprar municiones), renovadas cada cinco años como establecen las normativas. "Habrá comprado aquí unas 10 armas. Algunas también las consiguió en otras armerías de Mendoza, pero la mayoría las trajo de Buenos Aires", explicó Chesi, quien además manifestó que "hace un tiempo les había informado sobre este muchacho" a las autoridades provinciales.   En este sentido el procurador de la Corte, Alejandro Gullé, afirmó que "la ley lo único que requiere es que no se tengan antecedentes penales, por eso tenía más de 40 de armas a su nombre y compraba casi la máxima de municiones permitidas".   "Sabemos que hay una falla en el sistema porque hay que definir si realmente queremos venderle armas a todo el mundo y ser un país abierto o si vamos a restringir como corresponde la venta de armas", añadió Gullé.   Pese a tener registradas más de 40 armas, en los allanamientos realizados en su propiedad ubicada en calle Roca de Guaymallén los efectivos sólo encontraron cuatro. En ese predio fueron hallados el sábado los cuerpos de Sarussi y Pereg.   Gil Pereg había denunciado el robo de varias de esas armas, aunque una de las hipótesis es que la alquilaba o vendía en el mercado negro.

COMPARTIR:

Comentarios