Lunes 6 de Diciembre de 2021

28.8°


ACTUALIDAD

22 de marzo de 2019

Bernal: jubilados le dan de comer a sesenta chicos y sus familias

Intentan cocinar y dejarles, no sólo a niños sino que también a familias enteras, al menos dos cenas por semana.

Celestina es una mujer que se dedica de lunes a lunes, junto a su marido Álvaro, a trabajar para unos 60 chicos de la Ribera de Bernal ayudando con lo poco que tienen en el comedor en la capilla Nuestra Señora de Luján.

Ambos jubilados decidieron apostar a la solidaridad e intentar cocinar y dejarles, no sólo a niños sino que también a familias enteras, al menos dos cenas por semana. Sin embargo, el aumento en la asistencia del comedor, los llevó a pedir ayuda a la comunidad.

En diálogo con El Quilmeño, Celestina, quien se desempeña como encargada del comedor, comentó emocionada que allí, a los chicos y familias, “les damos la cena dos veces por semana, porque nuestra idea es que los nenes se vayan con la pancita llena a dormir”.

Al ser consultada por qué realiza esta noble y hermosa acción, sus ojos se llenaron de lágrimas y luego de un enorme suspiro respondió: “Hace más de dos años que estamos con mi esposo en la capilla, lo hacemos porque nos sale de adentro, porque nos brindamos a los chicos y sabemos que podemos ayudar”.

“Somos los dos personas grandes, y ayudar es lo que más nos llena a nosotros. Nos da felicidad a pesar de que a veces sufrimos un poco cuando no podemos dar la comida”, agregó.

Bolsas de mercadería

La mujer contó que el comedor se maneja “con la ayuda de la gente, no recibimos ayuda por parte del Estado”, al tiempo destacó que, además de los alimentos que se brindan, “hacemos 25 bolsas de mercadería para las familias más necesitadas del barrio que vienen a buscar una vez al mes”.

Sin embargo, Celestina y los vecinos que asisten a la institución necesitan de la ayuda de la comunidad, debido a cada vez hay una mayor demanda: ”Lo que más nos falta son alimentos no perecederos: fideos, arroz, harina, azúcar, aceite, puré de tomate”.

Quienes quieran colaborar con el comedor pueden comunicarse con Celestina a través del Facebook: Virgen de Luján Ribera de Bernal.

La calle que cruza la Autopista Buenos Aires-La Plata en Bernal es la que lleva directo a su humilde barrio. El transporte hace meses también era un contratiempo para los chicos y grandes, pero un trámite con una línea local de colectivos hizo que las cosas les fueran más fáciles.

“Nosotros estamos fuera del mundo. De acá a la autopista son más o menos dos kilómetros. Aquí no tenemos una verdulería ni carnicería, ahora por suerte está el colectivo, gracias a Soledad del municipio, que tramitó con la empresa 324 y el colectivo 583 Ribera de Bernal ahora entra de lunes a viernes “, remarcó.

Asimismo, en la capilla donde funciona el comedor se está llevando a cabo la construcción de dos consultorios médicos. En la actualidad, concurre los sábados el doctor Daniel Giménez para atender a los menores con problemas de salud como infecciones, lastimaduras o reacciones alérgicas. Es más, el facultativo logró que una vez por mes se organice un operativo especial.

En este sentido, la encargada recalcó que “nuestra intención es poder terminar esta edificación y poder llegar a un acuerdo con la sala y que nos mande un médico una vez a la semana. Por eso nuestro apuro para poder terminar”.

 

 

COMPARTIR:

Comentarios