Domingo 9 de Mayo de 2021

CATÁSTROFE

14 de enero de 2020

14/01/2020: Las llamas redujeron a cenizas todo el depósito de una distribuidora mayorista

Más de 10 dotaciones de bomberos seguían trabajando en la mañana de este martes para intentar apagar el fuego en el depósito de la librería y distribuidora Celeste y Blanca, situada en Miguel David 4.450 de la capital entrerriana.

El lugar también tenía elementos de marroquinería, juguetería y papelería.

Desde Bomberos Zapadores confirmaron que la estructura colapsó, que las pérdidas son totales y que este martes, a las 6.30 todavía seguían las tareas para extinguir el fuego. A la tarea de los Zapadores se sumaron bomberos voluntarios de Paraná, Aldea Brasilera, Crespo y General Ramírez.

El incendio de grandes dimensiones se desató, por causas que se tratarán de establecer, pasada la medianoche, según informaron testigos a Canal Once.

Los elementos altamente inflamables almacenados en el lugar hicieron que el fuego se extienda rápidamente, y el viento también facilitó la propagación, con llamas que alcanzaron varios metros de altura.

Pese al intenso trabajo tanto de Bomberos Zapadores como Voluntarios, la tarea se tornó sumamente ardua por la magnitud del fuego y los servidores públicos buscaron evitar que el foco se propague.

Mientras tanto, la densa humareda podía observarse, pese a la noche, desde varios kilómetros de distancia. Las pérdidas son totales aunque no hubo que lamentar víctimas ni lesionados.
A casi un año de su inauguración
Fue el 12 de enero de 2018 la apertura oficial del depósito de la Librería Mayorista Celeste y Blanca, ubicado en calle Miguel David N° 4550 y esquina Salellas, en el Parque Industrial de Paraná. Hubo fiesta, invitados especiales, mucha alegría y expectativas en torno al nuevo lugar (el local comercial funciona desde hace años en avenida Almafuerte).
Los dos galpones que dan a calle Salellas fueron puestos en funcionamiento en octubre, poco más de tres meses.

Después de más de ocho horas por parte de más de 10 dotaciones de bomberos Voluntarios y Zapadores de Paraná, a las que se sumaron bomberos de Crespo y Aldea Brasilera se logró controlar las llamas, no así salvar la mercadería que se encontraba en el lugar.

Paralelamente hay otra triste cara del siniestro y es la incertidumbre que viven los 30 empleados del lugar. No quisieron dar declaraciones: "Qué querés que te diga, mirá esto", se excusó uno de ellos.

Con sus uniformes, al rayo del sol miraban absortos la entrada y salida de autobombas y camiones cisternas del lugar en el que hasta ayer por la tarde cumplieron con total normalidad sus tareas. Así lo hicieron desde el momento en que se enteraron de lo que estaba pasando.

Representantes del sindicato de Comercio se hicieron presentes en el lugar para acompañarlos y darles contención, no hay nada que se pueda hacer por lo menos por el momento.

Fuente: El Once - Uno Entre Ríos

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios