29 de julio de 2020
29/07/2020: Libia, un polvorín que amenaza con un estallido global
La guerra civil sin solución en el país africano decantó en un choque mayor entre diferentes potencias mundiales, situación que abona el terreno para una contienda de más envergadura

La vorágine de la Primavera Árabe, con su pretensión de cambios profundos a nivel político y social, tuvo efectos difusos hace una década. Cada país lo atravesó con sus particularidades, pero, si hubo uno en el que hizo mella de forma contundente, ese fue Libia, donde el aluvión de protestas derivó en el linchamiento y muerte de Muhammad Gadafi, su mandatario durante más de 40 años. Desde allí, sin embargo, lo que parecía un aire fresco para renovar esperanzas en el norte de África, se convirtió, con el correr del tiempo, en una tormenta perfecta que hoy, 9 años después, con una guerra civil recrudecida, amenaza con arrastrar a las principales potencias del mundo.

Si después del quiebre del régimen del longevo dictador en 2011 se apagaron los focos puestos sobre ese territorio rico en petróleo, las circunstancias en su interior, con un conflicto latente sin lograr resolver por pujas de poder indefinidas, posibilitaron que otra vez se enciendan las luces y ubiquen a Trípoli en el centro de la escena, pero ya no sólo por su relevancia en el mercado del oro negro, sino también por el peso específico que adquirió como pieza elemental dentro del tablero internacional.

Libia tiene establecidos a dos gobiernos paralelos, situación que lo condiciona desde hace algunos años, pero que actualmente, con la emergencia sanitaria a cuestas, dificulta una respuesta óptima y entonces la amenaza de la expansión del coronavirus se agrega a un ya de por si convulsionado panorama por las carencias que se evidencian tras la larga serie de enfrentamientos.

En Trípoli, la capital, está asentado el Gobierno Libio de Acuerdo Nacional, que es reconocido por la ONU, y cuenta con el beneplácito de la mayoría de los países del globo. Mientras que del otro lado, con sede en Tobruk, al este del país, está un sector rebelde en el que resalta la figura del coronel Jalifa Haftar, ex ladero militar de Gadafi.

La crisis entre ambos esquemas no hubiese pasado de rencillas étnicas, dramas internos y complicaciones para encausar la nación si no se hubieran involucrado protagonistas estelares, que encontraron terreno fértil para fomentar sus intereses, y así lo que era una guerra civil en un espacio inhóspito, rodeado de desierto, se erige en una batalla de pura incertidumbre que mantiene en vilo al planeta.

En ese sentido, se especula con una amplificación tal que en el concierto internacional observan esta instancia como una remake de lo que ocurrió -y sigue desarrollándose, aunque con menos fuerza- en Siria, donde una pulseada local llevó, poco a poco, al arribo de potencias mayúsculas, como Rusia y Estados Unidos, previo desmadre con la aparición en su máxima expresión de ISIS.

Vladimir Putín, el presidente ruso, es justamente uno de los involucrados de forma anticipada en Libia, aunque no con su propio auspicio, sino bajo el escudo de un organismo privado, el denominado Grupo Wagner, que se establece como bloque paramilitar y ya supo hacer efectiva su labor en batalla, por caso, en la propia Siria. ¿A quién respalda de forma solapada Moscú? A Haftar, al que le brindó herramientas bélicas de envergadura para avanzar a paso firme en el derrotero de los últimos años, ciudad por ciudad, lo que permitió que los rebeldes tomaran gran parte del país, incluidos los pozos petrolíferos más fructíferos.

Sin embargo, a ese envión con la rúbrica del Kremlin, en pos de posicionar a Rusia como eje de una zona de influencia en el planeta, tal la actuación que realizó en Siria poco antes, le surgió un rival inesperado: Turquía. Es que Recep Erdogan, su líder, también quiere jugar su ficha de pivot en la región, y por eso salió en defensa del gobierno que tiene al frente a Fayez Serraj, que cada vez más estaba encerrado en la capital e iba camino a la caída. El tablero lo pateó a fines del año pasado, con la firma de un acuerdo doble, que entró en vigencia a principios de diciembre, cuando todavía el mundo no estaba pendiente completamente del coronavirus.

Ese vínculo entre Ankara y Trípoli fue el que derivó en el conflicto actual que preocupa a todos, en especial a Europa. ¿Por qué? El primer lazo es estrictamente militar,y fue lo que posibilitó el despliegue de tropas turcas en el norte de África, que pone en alerta no sólo a los contrincantes específicos, pues se contrarrestó la embestida inicial, sino también a los vecinos de Libia como Egipto y Argelia. Pero el otro es más contundente, y resalta un contacto comercial que habilita a Turquía a exploración marítima particular en la zona oriental del Mediterráneo, donde se proyectan grandes reservas de petróleo y gas.



COMPARTIR:
Notas Relacionadas
Comentarios:

LA RADIO EN VIVO

   

EL CLIMA EN CONCORDIA

21.1°C

Mayormente nublado

DOLAR

 
COMPRA
VENTA
71.91
76.91

 

HORÓSCOPO

 
Acuario
ACUARIO (del 21 de enero al 19 de febrero)

Lograrás ver ciertos factores de personas cercanas a ti que permanecían ocultos. No niegues la realidad que has visto tú mismo. Jornada complicada a nivel sentimental en la que deberás enfrentar ciertas riñas domesticas, pero que se solucionarán solas. No podrás dilatar la toma de ciertas determinaciones de índole profesional por mucho más tiempo. Decídete.Sugerencia: Una vida nunca estará completa sin amor. No podrás triunfar realmente en ella si no le das a tu corazón el lugar que debe tener.

 


FM Cosmos - 90.1 - Concordia - Entre Rios - © 2018 - Todos los derechos reservados

  • Desarrollado por
  • Clix.studio

RadiosNet