Martes 26 de Octubre de 2021

32.4°


COPA LIBERTADORES

5 de enero de 2021

05/01/2021: River sufre en la primera semifinal de la Copa Libertadores: pierde 3-0 ante Palmeiras y fue expulsado Carrascal

El conjunto dirigido por Marcelo Gallardo se enfrenta al conjunto brasileño, que llega invicto

River Plate River Plate 0 - 3 Palmeiras Palmeiras
CONMEBOL Libertadoresmartes 5 enero 2021

Estadio

Estadio Libertadores de América

 

Árbitro

Leodán González

La Copa Libertadores ingresó a su recta final: River abre su serie semifinal en el estadio de Independiente ante Palmeiras, equipo que llega como invicto a esta instancia. El árbitro es el uruguayo Leodán González y el VAR está a cargo del chileno Julio Bascuñán. Televisa ESPN.

El Millonario saltó al campo de juego con la intensidad que le imprimió en gran parte del ciclo Gallardo. En cinco minutos ya llegó a fondo en dos oportunidades, con el carril izquierdo como vía preferida de ataque. Primero, fue Borré, con un remate, el que hizo sonar la alarma. Luego, una cesión de Suárez a Carrascal derivó en un choque entre un defensor y el arquero que casi termina en la apertura del marcador.

El Verdao, en tanto, opuso un juego directo, con pelotazos a Luiz Adriano, con la idea de usufructuar los espacios que ofreció el equipo argentino en su ambición. La búsqueda fue la de llegar a las cercanías de Armani con pocos toques. Pero la asfixia de River lo colocó en una posición incómoda. A los 20 minutos, otra vez llegó el local: Montiel lazó un centro preciso y Borré no llegó a conectar con precisión en el corazón del área.

Pero el primer golpe lo aplicó Palmeiras: a los 26 minutos, Armani dejó corto un rechazo y Rony aprovechó con un remate que rozó en De la Cruz: 1-0 y sorpresa de la visita. Los de Núñez sintieron el impacto de la inesperada conquista y comenzaron a cometer errores que casi pagan caro. A los 30, Gustavo Scarpa volvió a hacer mover la red; pero un offside en el inicio de la jugada le ofreció alivio a la Banda.

Pero River logró reponerse, al menos en cuanto al control de las acciones. Y volvió a merodear las adyacencias de Weverton. A los 38, tras una buena acción de Carrascal, entre Suárez y Borré no lograron capitalizar la chance. Y a los 43′, un tiro libre de Ignacio Fernández muy bien ejecutado dio en el travesaño.

Borré contó con tres chances en el primer tiempo y no pudo convertir (REUTERS/Juan Ignacio Roncoroni)

Borré contó con tres chances en el primer tiempo y no pudo convertir (REUTERS/Juan Ignacio Roncoroni)

El inicio del segundo tiempo le aplicó un nuevo golpe a River. Y a partir de otra falla. Robert Rojasel mismo que recibió el reto de Gallardo por no exhibirle el rigor a Tevez en el clásico ante Boca, permitió al minuto que Luiz Adriano girara en una contra, usara su cuerpo como punto de apoyo, y se marchara hacia el área para definir cara a cara con Armani. 2-0 para los brasileños.

Y el panorama empeoró todavía más para River. Porque siguió perdiendo goles, pero además se quedó con 10 hombres, por la insólita expulsión de Carrascal por intentar darle un golpe a Gabriel Menino. Y a los 16 minutos, casi inmediatamente, Viña, de cabeza, firmó un 3-0 impensado.

El Millonario, desde la llegada de Marcelo Gallardo como entrenador, se acostumbró a disputar esta clase de definiciones, ya que esta será su tercera semi de forma consecutiva, y cuarta de las últimas cinco ediciones. Lograron alzar la Copa en 2015 y 2018, mientras que en la de 2019 sucumbió en la final ante Flamengo de Brasil.

El Muñeco busca tachar una asignatura pendiente que le quedó de su etapa como futbolista, ya que enfrenta al club que lo eliminó en esta misma instancia pero en 1990. En la ida, disputada en el Monumental, se impuso por 1 a 0, mientras que en la vuelta los brasileños golearon por 3 a 0 y luego se proclamarían campeones.

Ese antecedente es el único entre el Millonario y el Verdao en instancias decisivas, ya que las anteriores fueron en fase de grupos de la extinta Copa Mercosur (en 1999 y 2001). El saldo de esos seis enfrentamientos es una victoria para los argentinos, tres empates y dos triunfos para los brasileños.

Los de Núñez llegaron a las semifinales tras liderar el Grupo D, donde enfrentaron a Liga de Quito de Ecuador, al San Pablo de Brasil y a Binacional de Perú. Luego, eliminó a Athletico Paranaense en octavos (empate 1 a 1 en Brasil y 1 a 0 en Avellaneda) y vapuleó a Nacional de Uruguay (2 a 0 como local y 6 a 2 en Montevideo).

El equipo local acumula un invicto de 13 partidos (10 triunfos y tres empates) y su última derrota fue el 3 de noviembre ante Banfield, por la primera fecha de la Copa Diego Armando Maradona (fue su única caída desde que la pelota volvió a rodar en esta parte del continente). Pese a la falta de público y no jugar en el Monumental (se encuentra en pleno proceso de remodelación), River se hizo fuerte en el Libertadores de América en el plano internacional, ya que ganó sus cuatro duelos y sólo le marcaron un gol.

Su última presentación fue el 2 a 2 del Superclásico ante Boca en La Bombonera, resultado que le permite estar expectante también del torneo local, ya que comparte la cima de la Zona Campeonato A junto al Xeneize con ocho unidades.

Otro dato que impone miedo es el impactante registro del Millonario desde que fue eliminado por Lanús en las semifinales de la edición de 2017. Después de ese juego jugó 37 partidos por Copa Libertadores y sólo sucumbió en cuatro (la ida de las semifinales de 2018 ante Gremio -igualmente accedió a la siguiente ronda-), 1 a 0 ante Boca en 2019 (también accedió a la definición del torneo), la final ante Flamengo en 2019 y su partido inaugural ante Liga de Quito en Ecuador, donde el Muñeco llevó un plantel alternativo.

Para este compromiso Marcelo Gallardo recibió una buena noticia, ya que Milton Casco recibió el alta y es titular.

El equipo brasileño, por su parte, también tiene varios argumentos para soñar con quedarse con la gloria eterna. El club paulista es el único invicto del torneo marcó 29 goles a favor y solamente recibió 4 tantos en contra. El Verdao lideró el Grupo B con 16 unidades, dejando atrás a Guaraní de Paraguay, Bolívar de Bolivia y Tigre. Luego goleó a Delfín de Ecuador y a Libertad de Paraguay.

Ahora con el portugués Abel Ferreira al mando del equipo, Palmeiras resurgió en el torneo local (se encuentra en zona de clasificación a la próxima Copa Libertadores) y es finalista de la Copa de Brasil.

Pese a la ausencia de peso de Felipe Melo (en noviembre sufrió una lesión en el tobillo y se espera que esté en óptimas condiciones para la vuelta), la visita cuenta con un plantel con jugadores de temer, como el paraguayo Gustavo Gómez, Rony o el joven Gabriel Veron, una de las sensaciones del fútbol brasileño, que espera en el banco de suplentes. Palmeiras sufrió un contratiempo de último momento: Luan sintió un dolor lumbar en el calentamiento y lo reemplazó Alam Empereur.

No obstante, vale destacar que los brasileños no se clasificaban entre los mejores cuatro del certamen desde hace 20 años. Fueron campeones por primera y única vez en 1999 (justamente eliminado a River en esta instancia) y la última final que disputó fue la del año siguiente, cuando cayó ante el Boca de Carlos Bianchi. También disputó las definiciones de 1961 y 1968.

 

El partido de vuelta será el martes 12 de enero, en el Allianz Parque de San Pablo. El ganador clasificará a la gran final, que se llevará adelante el 30 de enero en el Maracaná de Río de Janeiro.

 

 

COMPARTIR:

Comentarios