Miércoles 8 de Diciembre de 2021

25.4°


INTERNACIONAL

20 de enero de 2021

20/01/2021: Joe Biden dio su discurso inaugural como presidente de los Estados Unidos: “La democracia ha prevalecido”

El demócrata puso el foco de su mensaje en la necesidad de lograr una mayor unidad nacional. “Es el camino que debemos seguir. Si lo logramos, no fallaremos”, expresó

El nuevo presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, enfocó el mensaje de su discurso inaugural en la necesidad de superar la polarización política y lograr una mayor unidad nacional. “Si lo logramos, no fallaremos”, expresó el 46° mandatario del país norteamericano.

“A todos los que no nos apoyaron, les hago esta promesa. Seré el presidente de todos los estadounidenses”, expresó desde el Capitolio. “La historia, la fe y la razón nos muestran el camino, que es el de la unidad. Debemos ver al otro no como adversario, debemos verlo como vecino. Sin unidad, no hay paz”, agregó.

Biden aseguró a su vez que ese abordaje será clave para enfrentar la pandemia. “Estamos entrando en el período más duro y mortífero de la pandemia. Debemos dejar la política de lado y enfrentarla como una nación”, dijo, antes de pedir un momento de silencio para honrar a las más de 400.000 personas que han muerto en el país norteamericano.

Luego hizo un llamado a la acción: “Tenemos mucho que hacer en este peligroso invierno. Mucho que reparar y mucho que sanar, mucho que construir y mucho para ganar”, dijo. Y agregó: “Pocas personas en la historia de nuestra nación han enfrentado más desafíos, o vivieron durante tiempos más difíciles y desafiantes que estos”.

Biden guardó un minuto de silencio para honrar a las víctimas del COVID-19. Foto: Kevin Dietsch/via REUTERS

Biden guardó un minuto de silencio para honrar a las víctimas del COVID-19. Foto: Kevin Dietsch/via REUTERS

El mandatario también hizo referencia a la invasión de partidarios de su predecesor, Donald Trump, en la sede del Poder Legislativo. Aseguró que “la democracia ha prevalecido” y se comprometió a “derrotar el terrorismo doméstico y el supremacismo blanco”. Sobre el asalto al Capitolio por parte de seguidores de Trump el 6 de enero, prometió que no volverá a pasar “ni hoy ni mañana”.

Y en una velada referencia a quienes instigaron a la turba, dijo: “Está la verdad y hay mentiras. Mentiras que se dicen para ganar poder y dinero”. En consecuencia, dijo, es el deber de los estadounidenses, pero sobre todo de los funcionarios electos, “defender la verdad y derrotar las mentiras.

“La voluntad de la gente ha sido oída y la voluntad de la gente ha prevalecido. Aprendimos nuevamente que la democracia es preciosa y que es frágil. En este momento, ha prevalecido. Este es el día de los Estados Unidos, el día de la democracia. Un día para la historia y para la esperanza, de renovación y voluntad”, expresó.

 

Si bien reconoció que “las fuerzas que nos dividen son profundas y reales”, aseguró que “no son nuevas” y que “la unidad es el camino” para superar “este histórico momento de crisis y desafíos”. “Debemos enfrentar este momento como los Estados Unidos de América”, exhortó, con énfasis en la palabra unidos.

Joe Biden durante su discurso inaugural. Foto: Patrick Semansky/via REUTERS

Joe Biden durante su discurso inaugural. Foto: Patrick Semansky/via REUTERS

En esa línea también envió un mensaje a “aquellos del otro lado de la frontera”. “Estados Unidos ha sido probado y emergió más fuerte. Repararemos nuestras alianzas. No para enfrentar los desafíos de ayer, sino los de hoy y mañana. Lideraremos no a través del ejemplo de nuestro poder, sino del poder de nuestro ejemplo”, agregó.

Para concluir, Biden realizó un llamado a que las acciones de su administración “muestren a las generaciones venideras que respondimos al llamado de la historia y estuvimos a la altura de las circunstancias”.

 

Que vean que la democracia y la esperanza, la verdad y la justicia no murieron durante nuestra guardia, sino que prosperaron. Que los Estados Unidos aseguraron la libertad a nivel doméstico y una vez más se elevaron como un faro para el mundo. Con fuerza de voluntad pasamos a enfrentar las tareas de nuestro tiempo. Lo hacemos respaldados por nuestra fe y unestra convicción, encomendados al otro y al país que amamos con todo nuestro corazón”, cerró.

Biden junto a su vicepresidenta, Kamala Harris. Foto: REUTERS/Jonathan Ernst

Biden junto a su vicepresidenta, Kamala Harris. Foto: REUTERS/Jonathan Ernst

Biden ha anticipado su voluntad de modificar las políticas de su predecesor desde su primer momento al frente del ejecutivo. Un documento escrito por su jefe de gabinete, Ron Klain, indicó que la nueva administración emitirá numerosos decretos para abordar lo que han descrito como “cuatro crisis que se superponen y se agravan”.

Ellas son “la crisis de COVID-19, la crisis económica resultante, la crisis del clima y una crisis de igualdad racial”. odas, subrayó, “exigen una acción urgente”. Por eso apenas asuma el cargo, y durante un período de entre siete y 10 días, Biden tomará “medidas decisivas” contra las cuatro y también “para prevenir otros daños urgentes e irreversibles y restaurar el lugar de los Estados Unidos en el mundo”.

Específicamente en su primer día, Biden firmará 17 medidas a través de las cuales eliminará la prohibición de viajes desde algunos países de población mayoritariamente musulmana (Irán, Libia, Somalia, Siria y Yemen), haga que los Estados Unidos regresen al acuerdo climático de París, evite las ejecuciones hipotecarias y los desalojos generados por la crisis del COVID-19 e imponga el uso de cubrebocas en los viajes interestatales y dentro de los edificios federales. También extenderá la moratoria de los pagos a los créditos para la educación universitaria, que constituyen una importante deuda que los estudiantes se llevan, junto con el título, al graduarse.

 

Si bien Klain reconoció que el “pleno cumplimiento” de la agenda política del nuevo gobierno necesita que el Congreso aprueba una ley de asistencia de USD 1,9 billones y que un plan de inmigración también requiere una reforma parlamentaria, otras varias acciones se pueden impulsar por órdenes del poder ejecutivo y beneficiar mientras tanto a muchas personas: según el memo, por ejemplo, más de 25 millones de estadounidenses corren el peligro de quedarse sin techo por la crisis.

COMPARTIR:

Comentarios