Viernes 17 de Septiembre de 2021

12.2°

Nublado parcial

POLITICA

18 de julio de 2021

18/07/2021: Martín Lousteau: “Horacio Larreta quiere ser candidato a Presidente desde que lo conozco”

El senador radical, pieza clave en el armado de Juntos por el Cambio, se convirtió en un aliado incondicional del jefe de Gobierno porteño. “Si las elecciones fuesen hoy lo acompañaría”, confesó.
Por Gonzalo Aziz

Si pudieras elegir la primera pregunta de esta entrevista, ¿Qué querrías que te pregunte?

 Me gustaría que me preguntes: ¿cómo estás?

-Ok. ¿Cómo estás?

- Estoy optimista. Toda esta calamidad de los problemas que la Argentina arrastra y que se agravaron con la pandemia empiezo a tener la sensación de que la propia pandemia nos permite pensar hacia dónde tenemos que caminar. Te diría que por primera vez en bastante tiempo estoy optimista.

La charla transcurre en un coqueto bar del barrio de Belgrano, al norte de la Ciudad de Buenos Aires. Sencillo pero coqueto, como casi todo en esa bonita zona de la capital de la Argentina.

Martín Lousteau ha llegado temprano a esta entrevista y aguarda gratamente sorprendido por la especialidad de la casa: un sandwich de jamón y queso hecho con masa de chipá. La prolongación temporal de la pandemia nos ha puesto a todos en un estado de disfrute de cosas simples y banales tales como un sandwich de masa de chipá. Pide dos cortados y -distendido- se presta a la conversación.

- Si tuvieses que basar en evidencia tu optimismo, ¿en qué te apoyás?

- En las cosas en las que hace rato ya vengo insistiendo. El declive de la Argentina es el declive de su sector público en términos relativos con otros países. Nosotros perdimos nuestra calidad estatal en las últimas cinco décadas. Y me da la sensación de que la pandemia, una de las cosas que ordena es cuáles son las cosas prioritarias que debe atender el Estado. Habilita a que pensemos él futuro de la educación, de la salud y una revisión total de las prioridades. En qué gasta nuestro Estado y cómo. Encima justo tenemos una elección en la que deberíamos dar esas discusiones. Discutir la post pandemia. No tenemos que volver a la normalidad de lo anterior. En el nuevo contexto tenemos que repensar las cosas a futuro. Y eso ya se está dando en un amplio sector de la sociedad.

¿Cuánto de ese estado de ánimo positivo tiene que ver con cierto resurgimiento de la UCR en el mapa del armado político de Juntos por el Cambio y con tu rol de liderazgo en ese sector puntualmente?

- Sí, es cierto. Eso me genera energía. El radicalismo tiene el desafío de abrazar la incomodidad de gestionar y no de quedarse tranquilo en un lugar sin transformar las cosas y solo señalar. Así surgen candidatos como Facundo Manes y Martín Tetaz. Veo que hay un músculo que estaba dormido porque todo estaba tapado por la desesperanza. Y de golpe empezamos a limpiar ese polvo de la desesperanza y abajo hay fuerzas que se movilizan. Y cuando hay una idea que moviliza uno se pone más esperanzado.

// Qué hay detrás de la pulseada en Juntos por el Cambio: ganadores y perdedores

- En este contexto de la UCR resurgiendo uno tiene la sensación de que no son de Macri ni de Cristina. ¿Hay espacio para una tercera vía en la Argentina?

- Hoy tenés un bifrentismo que está tensionado hacia los costados. No sé si hay espacio para una tercera vía. Lo que sí sé es que hay margen en los dos espacios políticos para acercarnos más al centro y poder dialogar. De pensar el país en conjunto. Hay una idea fantasiosa y errónea que dice: cuando derrote al otro no voy a tener que convivir con el otro porque tiene una perspectiva diferente a la de uno.

- ¿Cómo lográs eso cuando algunos compañeros tuyos de Juntos por el Cambio consideran que hay personas o fuerzas políticas con las que directamente no se puede dialogar?

- Yo creo qué hay personas con las que es muy difícil dialogar. Es cierto que va a haber muchos con los que te va a costar hablar. Pero hay otros que no. Hay que hacer un ejercicio para lograr él diálogo aun con quienes se hace difícil. Se puede convivir en Juntos por el Cambio con los que no piensan así, con los que no propician el diálogo. Se puede convivir argumentando. Siempre va a haber -como en todo espacio político- tensiones. Pero nuestro votante es mucho más exigente con nosotros en términos de pedirnos que convivamos bien con nuestras diferencias internas. Si vos ves lo qué pasa en el Frente de Todos la cosa es distinta. Mirá las cosas que se han dicho Alberto a Kicillof, Kicillof a Massa, Massa a La Cámpora, Alberto a Cristina, son diferencias mucho más grandes que las que tenemos entre nosotros que pasan básicamente por cómo seducir a un espacio de la población que nos hizo perder la elección.

- ¿Cuál es el límite de la conversación?

- Cuando la discusión pasa por en qué tipo de democracia queremos vivir el diálogo se hace muy difícil.

- ¿Horacio Rodríguez Larreta y vos son socios en esta manera de entender a la política que propicia el diálogo?

- Sí. Con Horacio nos conocemos hace 20 o 25 años. Y sí. Horacio es un convencido de que lo que hay que construir es diálogo y luego tener una cosmovisión sobre cómo llevar adelante la gestión pública. A mí no me gusta la diferencia entre halcones y palomas, pero hay gente que tiene más ganas de conversar y de entender al otro y eso me parece más valioso a la hora de reparar a la Argentina.

- Si no nos escuchase nadie: ¿qué te gustaría ser en 2023?

- Me gustaría ser parte de un espacio contribuyendo en cualquier lugar en que mi capacidad aporte. Cada uno tiene que jugar el puesto de la cancha que mejor le siente en beneficio de un espacio colectivo. Si me preguntas si quiero ser jefe de gobierno la respuesta es “sí”, si eso contribuye a un espacio colectivo.

- ¿Y presidente?

- Tenemos muchos candidatos. El espacio tiene que generar potenciales candidatos a presidente que tienen que ser gobernadores, intendentes. Hay que hacer eso.

- ¿Te gusta que Rodríguez Larreta ya deje en claro que quiere ser presidente?

- Horacio quiere ser candidato a presidente -por lo menos- desde que yo lo conozco. (Se sonríe)

- ¿Si la elección fuese hoy lo acompañarías?

- Sí. Claramente. Creo que es un gobernador que ha demostrado una capacidad de armar equipos que gestionan. Y eso no es poco. Si tu diagnóstico es que el sector público se está volviendo peor que el de otros países mejorar la productividad del sector público es casi la principal batalla que tenemos que dar. Si peleás esa batalla muchas otras cosas se van a acomodar: resolver el problema de la moneda, hacerle más fácil a la producción trabajar, mejorar la asistencia a aquellos que tienen problemas.

A lo largo del diálogo, Lousteau hace foco permanentemente en dos cosas: la necesidad del diálogo y la unidad. Rescata el valor de los acuerdos a los que ha llegado el radicalismo en distintos lugares del país insiste en que su espacio interno -Evolución- es garantía de aire fresco, juventud y apertura a quienes no tienen militancia partidaria.

En pareja con la actriz Carla Peterson, padre de Gaspar, senador nacional por la Ciudad de Buenos Aires, economista de la Universidad de San Andrés y Magíster por la prestigiosa London School of Economics (LSE), a lo largo de sus más de dos décadas de trayectoria política ejerció diferentes roles en la administración pública, entre los que se destacan el directorio del Banco de la Provincia de Buenos Aires (BAPRO) y la Cámara de Diputados de la Nación. Pero -sin dudas- los cargos de ministro de Economía de la Nación y Embajador argentino en Washington han sido los picos más destacados de su carrera. El primero, durante el inicio de la presidencia de Cristina Fernández de Kirchner, cargo que dejó en medio del conflicto histórico entre el gobierno y el campo a raíz de la resolución 125 que pretendía establecer un esquema de retenciones móviles a la exportación de granos, en particular a la soja.

- ¿Te arrepentís de algo?

- Me arrepiento de no haber entendido que cuando uno es ministro para poder tener peso en las decisiones tenes que tener peso político propio. Porque si no sos un técnico que puede opinar una o dos veces pero él que determina el rumbo es el que fue elegido por la gente. Si querés tener injerencia dentro de un espacio político tenés que hacer el trabajo de condiciones técnicas pero también peso político para dar discusiones internas.

// El mapa electoral 2021: alianzas de último momento, cambios de nombre en los frentes y “heridos” por falta de acuerdos

- Lo decís por la 125.

- Lo digo por la 125, lo digo por las peleas que tuve dentro del gabinete por la inflación, porque traté de reordenar los subsidios que llegaron a ser 4 puntos del PBI. Y no pude, peleándome con De Vido y Moreno. Cuando uno tiene peso político se lo escucha de otra manera dentro de un gabinete. Creo que ese es uno de los problemas que hoy tiene Guzman.

- Dentro de esta postura de diálogo y colaboración, ¿aceptarías ser ministro si Alberto Fernández te convocara?

- No. Eso sería un ejercicio intelectual vano porque el gobierno ya decidió que no quiere dialogar. Y además se le complicaría convocar a ministros de espacios ajenos porque la composición bifrentista qué hay dentro del gobierno hace que la convocatoria la deberían hacer tanto él presidente como la vicepresidenta. Como tienen tantas diferencias internas los rumbos que algunos sugieren no se pueden plasmar. Insisto: fíjate lo que le pasa a Guzmán. Desde que asumió habla de tranquilizar a la economía y el bloque oficialista en el Senado solo hace cosas para intranquilizar a la economía. Es imposible así.

- Te voy a pedir algunas definiciones. Macri.

-Un expresidente. No es fácil llegar a ser presidente. Tenés que haber hecho muchas cosas antes. Tener un montón de atributos. Y Macri creó un partido de la nada, cuando parecía imposible. Un partido político muy potente. Gobernó la Ciudad de Buenos Aires y a través de una coalición derrotó al peronismo y llegó a la presidencia. Tiene el mérito de haber transformado el mapa electoral de la Argentina.

- Cristina Kirchner.

- Una expresidenta. Es la -va a querer que le diga “lideresa” (sonríe)- líder política más importante que tiene el oficialismo. Y ha tenido una enorme influencia en moldear esta Argentina durante los últimos años de una manera en la que muchos estamos en desacuerdo. Pero es una referente ineludible. Cristina no tiene votos. Tiene devotos. Tiene gente absolutamente incondicional. Ha logrado un nivel de adhesión muy alto. Eso la transforma -de los líderes políticos de los últimos años- en la más importante.

- Horacio Rodriguez Larreta.

- Horacio tiene la capacidad de conjugar dos cosas que para mí son muy importantes en el sector público: capilaridad y contacto con los problemas y la construcción de un sistema que permite resolverlos a partir de datos. No es fácil crear un sistema que te permita gobernar controlando cómo estás gobernando. Uno puede discrepar con el Gobierno de la Ciudad si hace tal obra o no. Pero es él único que te dice “empiezo la obra en tal fecha, la termino y la inauguro tal día” y cumple. Eso es algo de lo que deben nutrirse otras experiencias en otros lugares. La Argentina necesita de eso. Tenemos que volver a eso. Esa vocación por gestionar es importante.

// Jorge Macri bajó su candidatura en la provincia de Buenos Aires y le liberó el camino a Diego Santilli

- Alberto Fernández

- Qué pregunta difícil. Es el presidente de los argentinos y eso no es poco. Me parece que ha aceptado minimizar sus expectativas para con lo que quería hacer.

- Si pudieras elegir la última pregunta de la entrevista, ¿qué querrías que te pregunte?

- (Piensa) Me gustaría que me preguntes otra vez por el optimismo.

- Bien. ¿Cómo y por qué ser optimista en la Argentina?

- Argentina no es ni más ni menos que otros países. No nos deberíamos sentir menos. Y no me refiero al optimismo que surge por ganarle al otro. El ejercicio colectivo es pensar las posibilidades de cambiar a la Argentina. Gane el Frente de Todos o Juntos por el Cambio. Cuando ganó Alberto dijo “la culpa es de los de antes”. Cuando ganó Macri hizo lo mismo con el gobierno anterior. Y yo creo que si somos humildes y conscientes de la tarea por delante vamos a encontrar las posibilidades de que el país esté mejor. La pandemia nos ha dejado la enseñanza de que el Estado debe tener las prioridades correctas, no debe despilfarrar y debe tener mecanismos de transparencia para ver cómo se gasta. Hay que hacer un ejercicio de posibilismo para que la Argentina trabaje. Es un ejercicio de conversación intensa. El coraje para hacer eso nos va a permitir ir a un lugar que hace mucho no visitamos.

COMPARTIR:

Comentarios