Lunes 20 de Septiembre de 2021

20.6°

Nublado

SOCIEDAD

19 de julio de 2021

19/07/2021: Sueldos bajos y malas condiciones: casi el 40% de los profesionales de terapia intensiva dejará o piensa retirarse de su trabajo

Lo reveló una encuesta de la SATI. La situación es cada vez complicada. Qué puede pasar con la llegada de una tercera ola.
Por Mariana Prado

Los profesionales de terapia intensiva están desde hace casi 17 meses al frente de la primera línea de la pandemia de coronavirus. No son los únicos dentro de los trabajadores de la salud, pero sí los que atienden a los pacientes críticos, que muchas veces no logran superar la enfermedad. Tal es el impacto de su trabajo que el 39% dejará o piensa en retirarse de la especialidad cuando el mundo logre superar la crisis sanitaria.

Los motivos son varios y no siempre tienen que ver con la enfermedad sino principalmente con las condiciones en las que deben enfrentarla, según reveló la encuesta de la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva (SATI), de la que participaron 138 UTIs, con un total de 2858 camas.

El sondeo reveló que el 61% de los encuestados no tiene previsto cambiar la especialidad de Terapia Intensiva después de la pandemia; el 9% piensa dejarla, y el 30% que evalúa hacerlo.

   

 

Futuro de la especialidad terapia intensiva, según el sondeo de la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva (SATI). (Gráfico: SATI)

Entre los que ya lo tienen decidido y los que evalúan cambiar de especialidad suman 39% y los motivan principalmente los bajos salarios, con el 95% de las respuestas. Pero los profesionales al frente de las UTIs también advierten entre las causas el bajo reconocimiento y el agotamiento, ambas en el 76% de los casos. Les siguen la necesidad de pasar más tiempo con la familia, 67%, y malas condiciones laborales y mala representación, ambas con el 47%.

Según la SATI el hecho de que “cerca de la mitad de los especialistas luego de la pandemia piensan o refieren dejar la especialidad” se debe “mayormente a bajos salarios y bajo reconocimiento de una especialidad, que es muy exigente y que está poco representada”.

   

Cómo llegan los profesionales a la tercera ola

Especialistas de UTIs consultados por TN.com.ar ratificaron que esta realidad se repite a diario en sus lugares de trabajo y plantearon las dificultades a futuro. Este domingo, el Ministerio de Salud reportó que 4873 camas de terapia intensiva se encuentra ocupadas por pacientes con coronavirus, la cifra más baja desde el 24 de abril, pero es apenas un respiro antes de que la circulación comunitaria de la variante Delta sea un hecho en la Argentina.

“No estamos en condiciones de afrontar una tercer ola y no por infraestructura. Y sentimos que no logramos que lo entiendan”, señaló David Barbieri, médico de terapia intensiva y miembro del sindicato de intensivistas.

Eleonora Cunto, médica terapista del Hospital Muñiz, relató que “desde hace algunos años que los que estaban consiguen nuevas especialidades” y que a eso se suma que “está costando mucho conseguir intensivistas para incorporar”. “No se cómo se va a solucionar”, dijo.

Profesionales de un hospital porteño aventuraron que la solución sería incorporar médicos solo con el compromiso de que se hagan especialistas, además de mejorar los sueldos: “De las palmaditas no vivimos”, se quejaron.

Alejandra Lupis, jefa de kinesiología de la terapia intensiva del Hospital Meléndez de Adrogué, señaló que la idea de dejar la especialidad “es un sentimiento bastante generalizado”. “La pandemia vino a mantenernos en una situación de estrés inusual y sostenido en el tiempo hace que la falta de reconocimiento económico haga que esto se torne más cuesta arriba”, advirtió.

Otros especialistas consultados remarcaron que además de los problemas salariales y de agotamiento se suma que para seguir capacitándose deben hacerlo por fuera de sus horarios de trabajo y con inversión propia, debido a que el sistema de salud no se los reconoce.

Además, en el caso de los kinesiólogos no cobran plus por área cerrada. “Sueldos bajos, no reconocimiento, agotamiento, sin descanso y malas condiciones laborales es la síntesis exacta” de lo que sucede, remarcó Lupis.

Desde el comienzo de la pandemia más de 500 profesionales de la salud perdieron la vida y más de 80.000 se contagiaron, lo que deja al descubierto la frágil situación que atraviesan y que los aleja cada vez más de la especialidad.

Al participar del especial realizado por TN.com.ar el día que en la Argentina reportó más de 100.000 muertos por coronavirus, Lupis -que perdió a su papá por la enfermedad- sintetizó: “En el inicio de la pandemia estaba muy orgullosa y sintiendo que me preparé para esto, y hoy estoy orgullosa de ser un soldado más al frente de la pandemia, pero yo no me preparé para esto. Nadie del personal de salud se preparó para esto”.

COMPARTIR:

Comentarios