Lunes 27 de Septiembre de 2021

16.8°

Despejado

JUDICIALES

30 de agosto de 2021

30/08/2021: Hay fecha para la audiencia donde Escobar Gaviria recibirá una nueva pena, tras la anulación hecha por el STJ

El viernes 3 de septiembre, a las 10, se hará una audiencia en Gualeguay para fijar una nueva pena al cura Juan Diego Escobar Gaviria, condenado en 2017 a 25 años de cárcel por abuso y corrupción de menores mientras fue párroco en San Lucas Evangelista, de Lucas González.

Menos años de cárcel

Esa condena fue luego revisada por la Sala Penal del Superior Tribunal de Justicia (STJ), que anuló uno de los cargos y mandó a revisar el fallo: Escobar Gaviria tendrá una rebaja de la pena.

La audiencia será en los Tribunales de Gualeguay, y el caso quedará en manos de los jueces Mariano Joaquín Caprarulo (del Tribunal de Juicios y Apelaciones de Concordia); María Carolina Castagno (camarista de Paraná); y Fernando Martínez Uncal (del Tribunal de Juicios y Apelaciones de Concepción del Uruguay).

La condena que tenía

En octubre de 2020, la Sala Penal del Superior Tribunal de Justicia (STJ) hizo lugar parcialmente a un recurso extraordinario presentado por los defensores del cura Juan Diego Escobar Gaviria, condenado en 2017 a 25 años de cárcel por abuso y corrupción de menores, y revocó parcialmente el fallo.

El máximo tribunal provincial dispuso “absolver” al sacerdote por uno de los cuatro hechos por los que fue condenado, un abuso sexual simple, por cuanto la víctima no declaró en el juicio (estaba bajo tratamiento médico durante el tiempo en que se desarrolló el debate) y ordenó devolver el expediente al Tribunal de Juicio y Apelaciones de Gualeguay para que emita una nueva condena.

Escobar Gaviria fue llevado a juicio en 2017 por cuatro hechos: tres de corrupción de menores agravada y uno por abuso sexual simple agravado. La investigación penal se abrió a finales de octubre de 2016, tras una presentación espontánea de las monjas de la congregación Hermanas Terciarias Misioneras Franciscanas, que dirigen el Colegio Castro Barros San José, de Lucas González. Hasta el momento de la denuncia penal, Escobar Gaviria cumplió el rol de párroco de San Lucas Evangelista, adonde había llegado en 2005, como parte de la Cruzada del Espíritu Santo, la orden religiosa que preside el cura Ignacio Peries, de Rosario. Pero no bien las monjas se presentaron ante el defensor oficial Oscar Rossi, y dieron cuenta del caso de un nene de 11 años que dijo haber sido abusado por el cura, el arzobispo de Paraná, Juan Alberto Puiggari, ordenó su separación de la función de párroco y le ordenó buscar refugio en una casa religiosa.

La condena a 25 años de cárcel a Escobar Gaviria (que cumple prisión preventiva en la Unidad Penal de Victoria desde abril de 2017) dictada por el Tribunal de Juicio y Apelaciones de Gualeguay fue confirmada por la Cámara de Casación Penal.

El voto de Carubia

La Sala Penal del STJ tuvo una mirada distinta, aunque reprochó el planteó que efectuaron los defensores del cura, Milton Urrutia y María Alejandra Pérez. El voto del vocal Daniel Carubia sostiene que “la censura impugnativa desplegada enarbola una confusa y genérica crítica que sólo esgrime su mera disconformidad con el resultado -por cierto, adverso a sus intereses- al que arriban los tribunales de mérito y de casación; empero, omite exponer una fundada refutación de todos y cada uno de los consistentes argumentos que sustentan los pronunciamientos que parecieran agraviar a su parte”.

Sólo se detuvo en un punto la Sala Penal: el “cuestionamiento formulado respecto de la legitimidad de la condena del encartado Juan Diego Escobar Gaviria por el hecho que supuestamente habría tenido como víctima a SYFF, el cual presenta particulares aristas que lo distinguen de lo actuado y resuelto en relación a los restantes hechos de la imputación”.

Al respecto, el tribunal pone distancia del testimonio de la víctima: “En consecuencia, sólo valora el tribunal de juicio (y expresamente pondera ello la Casación) la denuncia y un testimonio de oídas, que transmite una versión de los hechos similar a la de la denuncia, contada por el menor, y que la misma testigo (madre del menor denunciante) reconoce que, en principio, no le creyó, hasta después de conocer otros casos de abusos denunciados”, dice Carubia en su resolución.

Y agrega: “Empero, no podemos soslayar -como parecen hacerlo los tribunales que precedentemente intervinieron- que técnicamente la denuncia no constituye elemento material probatorio pues no tiene la vocación de probar los hechos y su probable autor. Posee un carácter simplemente informativo, brinda la notitia criminis a efectos de poner en funcionamiento la actividad del órgano de la investigación que deberá recabar las evidencias que confirmen -o no- esa información; tampoco puede otorgársele el valor de una declaración testimonial -en la especie, ni siquiera consta prestada bajo expreso juramento o promesa de decir verdad- y, en verdad, aunque así hubiera sido recibida, no podría suplir a través de su lectura, la declaración del testigo en el juicio, desistida por la acusación, toda vez que no se verifica en el caso ninguno de los supuestos de excepción contemplados en el art. 446 del Cód. Proc. Penal y, si bien existió acuerdo probatorio para la introducción de la denuncia de Folgueras Farías como documental, tal acuerdo no importó asignarle carácter de declaración testimonial sino simplemente la del acto informativo que instrumenta la denuncia; además, se había ofrecido y admitido expresamente como prueba la declaración testimonial -luego desistida- del denunciante, lo cual excluiría aquella hipótesis”.

La cuarta víctima de Escobar Gaviria no testimonio en el juicio, y por eso el magistrado entiende que “la prueba testimonial de la madre del denunciante, legalmente introducida y producida en el juicio, a la que se le otorga un carácter contundentemente ratificatorio de aquel elemento ilegítimamente valorado, es en verdad, sólo una muy aproximada reproducción de lo que le habría contado su hijo y coincide bastante con los términos de la denuncia, pero no se trata más que de un mero testimonio de oídas que repite lo que el denunciante le habría dicho y no es posible suplir con ello el importante testimonio directo de la supuesta víctima que, en estos particulares casos de abuso sexual, adquiere esencial relevancia como prueba de cargo, pero cuya producción resignó el Ministerio Público Fiscal, sin aportar otra prueba idónea para acreditar la hipótesis acusatoria de esta puntual imputación”.

Al voto de Carubia adhirieron los otros dos vocales que componen la Sala Penal: Miguel Giorgio y Claudia Mizawak. El fallo, fechado este martes 20, dispone: hacer lugar parcialmente a la impugnación extraordinaria de los defensores Milton Urrutia y María Alejandra Pérez; revoca “parcialmente” la sentencia de Casación y la sentencia del Tribunal de Juicio y Apelaciones de Gualeguay, “dejando sin efecto lo resuelto en ambas respecto del hecho denunciado por SYFF”, identificado como “tercer hecho” en la sentencia de mérito.

Y, en lo que se constituyo como lo más destacado: absuelve “de culpa y cargo a Juan Diego Escobar Gaviría, ya filiado en autos, por el delito de abuso sexual simple agravado por ser cometido por ministro de culto” que se le impusiera; y anula la pena impuesta, reenviando al Tribunal de Juicio y Apelaciones de Gualeguay las actuaciones “a fin de que renueve los actos pertinentes y produzca una nueva determinación punitiva ajustada al resultado final de la causa”.

Otra cuenta pendiente con la Justicia

De igual modo, la suerte de Escobar Gaviria no está resuelta del todo.

El cura se sentará, otra vez, en el banquillo de los acusados: será entre el 18 y el 20 de noviembre ante el Tribunal de Juicios y Apelaciones de Gualeguay. El sacerdote ya fue condenado a 25 años por 4 casos de abusos y corrupción de menores, ocurridos en Lucas González, donde estuvo destinado entre 2005 y 2016; ahora, se suma una quinta denuncia.

Fuente: Entre Ríos Ahora.

COMPARTIR:

Comentarios