Miércoles 8 de Diciembre de 2021

25.4°


POLITICA

5 de noviembre de 2021

05/11/2021: Acusaron a Ricardo Jaime por la compra de un avión y un yate valuados en 5 millones de dólares

La fiscal Gabriela Baigún continuó con el alegato en el juicio por enriquecimiento ilícito del ex secretario de Transporte del kirchnerismo
Por: Omar Lavieri

Ricardo Jaime se enriqueció ilícitamente mientras fue secretario de Transporte de Néstor y Cristina Kirchner. Así lo afirmó el lunes 25 de octubre pasado la fiscal Gabriela Baigún quien acusa al ex funcionario público por el delito de enriquecimiento ilícito.

En la primera parte de su alegato ante el Tribunal Oral Federal 6 la fiscal había identificado varios de los bienes que Jaime compró mediante testaferros para esconder lo producido por el ingreso de dinero ilegal a su patrimonio. Recordó que Jaime había llegado pobre a la función pública y según sus declaraciones juradas se iba empobreciendo con el paso de los años en el poder. Pero los bienes los compraban sus familiares y sus personeros en los negocios oscuros.

En la segunda parte de su alegato, producida hoy, la fiscal acusó a Jaime de haber sido el dueño de un avión LearJet y un yate modelo Altamar 64. Obviamente en los papeles figuraban otras personas.

El avión estaba valuado en cuatro millones de dólares para la época en la que el principal testaferro de Jaime, Manuel Vázquez, armó un entramado de sociedades para comprarlo. El avión tenía la matrícula estadounidense N786YA y se adquirió en 2008 a partir de la participación de una sociedad constituida por Vázquez en Costa Rica. Y luego aparecieron otras sociedades en las Islas Vírgenes Británicas con la intención de evitar que aparecieran los verdaderos dueños. La fiscal dijo que “Jaime usó el avión hasta mayo de 2009 cuando todavía era secretario de Transporte”.

La fiscal habló de la participación en la maniobra de llegada a la Argentina del avión de Jaime a Carlos Colunga quien dirigía la empresa de taxis áreos de la familia Macri: Macair Jet. Fue Colunga quien le ofreció a Vázquez explotar el avión de Jaime. Pero eso no llegó a concretarse por diferencias económicas. Luego el avión quedó a cargo del empresario aeronáutico Gustavo Carmona, quien cuando declaró como testigo aseguró que las secretarias de Jaime le indicaban cuándo el ex funcionario necesitaba el avión. Jaime utilizaba el avión como transporte de ida y vuelta a Córdoba durante los fines de semana. También amigos y familiares de Jaime usaban el avión para ir a descansar a Florianópolis, Brasil. La fiscal sostuvo que jamás se pensó en poner el avión en alquiler porque nunca se lo matriculó en la Argentina. El avión “era de Jaime”, explicó.

En los mails de Vázquez que fueron anulados por una maniobra del kirchnerismo en la justicia, se revelaba que el dinero inicial para la compra del avión lo habían puesto las empresas ferroviarias que tenían la concesión de los trenes del Área Metropolitana de Buenos Aires. De esa manera contribuyeron a la felicidad de Jaime.

 

El yate de Jaime está a cargo de la Prefectura. En 2018 durante el gobierno de Mauricio Macri se le escribió la leyenda:"Embarcación recuperada de la corrupción"

El yate de Jaime está a cargo de la Prefectura. En 2018 durante el gobierno de Mauricio Macri se le escribió la leyenda:"Embarcación recuperada de la corrupción"

El yate llamado Capricornio y valuado en un millón de dólares también le fue atribuido a Jaime por la fiscal Baigún. En la compra del yate -realizada en 2009- se usaron sociedades radicadas en Panamá, en Belice y en Estados Unidos. Para que Jaime comprara el yate intervino Carlos Lluch, juzgado como testaferro, y hombre de la estructura de negocios de la empresa Trenes de Buenos Aires (TBA) que explotaba ferrocarriles y colectivos bajo la mirada laxa de control de Jaime. El yate fue construido en un astillero de San Fernando y las personas autorizadas a retirarlo de allí fueron Vázquez y Silvano del Carmen Mazzuchelli, otro de los acusados como testaferro en el juicio. Como dijo la fiscal en su alegato: “Si estaba Vázquez, estaba Jaime”. Y por eso le imputó al ex funcionario, que cobraba unos 10.000 pesos por mes como secretario de Estado, la propiedad del yate de un millón de dólares. En su alegato la fiscal resaltó que jamás el supuesto dueño del yate (una empresa brasileña) se presentó para reclamar su propiedad ante la Justicia. La fiscal concluyó que el “verdadero dueño del yate es Ricardo Jaime”.

Los jueces del TOF 6 Julio Panelo, Fernando Canero, José Martínez Sobrino y Ricardo Basílico escucharon la segunda parte del alegato de Baigún en el juicio que se realiza vía Zoom. La fiscal además de atribuirle a Jaime la compra del avión y del yate, se refirió a otra compra que hicieron los testaferros del ex secretario de Transporte entre 2003 y 2009.

Mediante una sociedad a nombre de indigentes de La Plata, Jaime compró en 2009 un departamento en la avenida Figueroa Alcorta al 3000, en Barrio Parque, valuado en 450.000 dólares. En la compra participó Vázquez y más tarde aparecieron como dueños de la sociedad Hugo Álvarez Picasso y una búlgara llamada Nina Lozeva. Lozeva se fue del país antes del inicio del juicio y continúa prófuga. Luego esa sociedad le fue cedida a Vázquez, es decir al hombre que hacía los negocios para Jaime. Cuando se descubrió en la causa que ese departamento estaba destinado a ser de Jaime, Vázquez alojaba allí a inquilinos que eran amigos suyos, como el empresario Norberto Feldman. Concluyó la fiscal que “el departamento de Figueroa Alcorta era de Jaime”. En un allanamiento realizado en el departamento que vivía Jaime en 2010, se hallaron facturas de gas, agua y las expensas del departamento de Figueroa Alcorta, que el ex secretario de Transporte nunca llegó a habitar.

La fiscal-por la compra de este bien- pidió la absolución de Álvarez Picasso y de otro de los testaferros que llegó acusado al juicio y participó de la operación de compra del departamento en la avenida Figueroa Alcorta: Mazzuchelli. La fiscal consideró que la participación de ambos imputados fue por pedido de Vázquez. Jaime nunca pudo vivir en ese departamento porque lo descubrieron. De haberlo logrado, podría haber sido vecino de algunos de los empresarios que, a través de coimas -documentadas en varios expedientes- hicieron del ex secretario de Transporte en un hombre afortunado.

La fiscal Gabriela Baigún en la segunda parte de su alegato por Zoom

La fiscal Gabriela Baigún en la segunda parte de su alegato por Zoom

La fiscal también se refirió durante la segunda parte de su alegato a la sociedad Confear que Jaime y sus testaferros usaron para comprar dos autos. En la primera parte del alegato Baigún se había referido a uno de los autos. Hoy se refirió al segundo. Para la fiscal la compra de un auto Volkswagen Bora por parte de Confear no debe integrar la acusación porque la compañía podía justificar cómo lo compró. Esa empresa estaba controlada por uno de los hermanos del ex funcionario, Eduardo Daniel Jaime. Confear obtuvo varios contratos millonarios por parte de empresas ferroviarias. Esas empresas estaban bajo la órbita de control de Jaime: otro negocio familiar. Eduardo Daniel Jaime llegó acusado de testaferro al juicio y murió en abril de 2020 en Brasil donde estaba radicado.

La fiscal acusó también a Jaime de haber comprado un auto Honda Legend que terminó a nombre de un trabajador de un estacionamiento y que vivía en un barrio extremadamente pobre del conurbano. El auto iba a ponerse a nombre de Silvia Reyss, ex pareja de Jaime. Pero ella consiguió a un hombre al que le pagó 3000 pesos para que firmara los papeles y apareciera como dueño de un auto que jamás manejó. Reyss también está en juicio como testaferro de quien era su pareja. El auto quedó abandonado en una concesionaria y el verdadero dueño nunca lo reclamó. Eso sucedió-como con el yate y el departamento de Figueroa Alcorta- porque “el verdadero propietario era Jaime”.

Jaime también fue acusado de adquirir a través de testaferros un departamento en la calle Chaco, en Río Gallegos. Ese departamento se había comprado mediante una hipoteca y estaba a nombre de Lorena Jayo, hija de Reyss, ex pareja de Jaime. La hipoteca se canceló seis años antes del vencimiento y el departamento pasó a manos de Reyss, quien, según determinó la investigación, no tenía cómo justificar los fondos. Para la fiscalía el dinero era de Jaime y provenía de actividades ilegales. Reyss y Jayo son acusadas de testaferros de Jaime en el juicio.

La semana que viene continúa el alegato de la fiscal en el caso de enriquecimiento ilícito de Jaime quien está detenido en la cárcel de Ezeiza y pidió no estar en las audiencias. Y luego alegará en otros dos casos que se juzgan en el mismo TOF 6. Dos casos de peculado por el uso de autos por parte de Jaime y la compra de trenes chatarra a España y Portugal. Por ese caso también está en juicio el ex ministro de Planificación Julio De Vido.

COMPARTIR:

Comentarios