Lunes 6 de Diciembre de 2021

28.8°


INTERNACIONAL

17 de noviembre de 2021

17/11/2021: El "vikingo" que atacó el Capitolio fue condenado a 41 meses de prisión

Jacob Anthony Chansley fue sentenciado este miércoles por haber participado el pasado enero en los disturbios en el Capitolio de Estados Unidos.

Jacob Chansley, el hombre que participó del asalto al Capitolio de Estados Unidos disfrazado de vikingo, fue condenado este miércoles a 41 meses de prisión -tres años y cinco meses de cárcel- por un tribunal federal de ese país.

En septiembre, Chansley, oriundo de Arizona y conocido como el "vikingo de Qanon", se declaró culpable ante la Corte Federal del Distrito de Columbia, que lo ha juzgado por un cargo que consiste en haber obstruido un procedimiento oficial durante una sesión del Congreso el pasado 6 de enero, cuando tuvo lugar el asalto al Capitolio. “Lo admito ante el mundo, estaba equivocado. No tengo excusas. Mi comportamiento fue indefendible”, mencionó Chansley antes de su condena. En un memorando de sentencia, describieron a Chansley, cuyas fotos con un sombrero peludo con cuernos y una lanza se viralizaron en redes sociales, como el "rostro público del motín del Capitolio".

El hombre fue parte de la multitud de partidarios de Trump que invadió el Capitolio el 6 de enero, bajo el consentimiento del líder republicano, para tratar de impedir que los legisladores validaran la victoria de Joe Biden en la elección presidencial.

Con la cara pintada, un gorro con piel y cuernos de búfalo, el torso desnudo y una bandera de Estados Unidos, este joven disfrazado con elementos de la cultura sioux y tatuajes celtas se convirtió en un emblema de los disturbios y expone una de las teorías conspirativas más divulgadas entre la ultraderecha que respalda a Trump.

El verdadero nombre de este activista es Jake Angeli, aunque es mejor conocido como Q-Shaman por los seguidores de QAnon, un movimiento que sostiene la existencia de una sociedad secreta del poder que involucra a dirigentes del Partido Demócrata, multimillonarios como George Soros y Bill Gates y algunos actores de Hollywood que participan de una red internacional de satanismo y pedofilia.

COMPARTIR:

Comentarios