Jueves 19 de Mayo de 2022

EL CLIMA EN CONCORDIA

ECONOMIA

28 de marzo de 2022

28/03/2022: Qué hay detrás del faltante de gasoil que ya se siente en los surtidores del país

Las estaciones de servicio alertan que se registra escasez del combustible y hay zonas del país donde rigen cupos. Argentina importa buena parte del gasoil que necesita para abastecer la demanda interna.
Por Adrián Ventura

La falta de gasoil en el mercado argentino se comenzó a profundizar en los últimos días. Y ese faltante tiene una explicación clara: el intervencionismo desarticuló todo el esquema de precios. Hay un valor de importación, que está en torno a 30% por encima del que se vende al público en general, al surtidor, lo que genera pérdidas en la industria que se compensan en parte con ventas más caras al campo u otros sectores de la economía.

Todas las petroleras, la estatal YPF y las privadas, producen ese combustible, aunque una sola (Pan American) destila el de mayor refinación, el ultra bajo en contenido de azufre.

Como la producción no alcanza a satisfacer el mercado interno, las petroleras deben importarlo. Así YPF, que tiene el 60% del mercado de combustibles, es también el principal importador.

Durante la tarde del lunes, la Confederación de Entidades de Hidrocarburos (CECHA) advirtió de esta situación en un comunicado: “El atraso del 32% por ciento en los precios es lo que llevó a que hoy estemos frente a las primeras señales de desabastecimiento en combustibles claves como gasoil y el diesel. Es urgente que el Gobierno convoque a todos los actores del sector y busquemos soluciones para garantizar su normal funcionamiento”_.

En el primer bimestre del año, las importaciones de combustibles y lubricantes crecieron 187,3% y alcanzaron los US$824 millones, motorizadas principalmente de gasoil y naftas premium, según datos del INDEC.

Una aclaración: las petroleras no importan crudo para elaborar gasoil, sino que compran en el exterior ese combustible ya destilado. Pero los precios internacionales son más altos que los de producción local.

Eso de traduce en un perjuicio muy concreto. El costo de poner en el surtidor mil litros de gasoil importado asciende a US$1500. Por cada litro de gasoil que vende un estacionero en el mercado interno, la petrolera que lo importó pierde 38,63 pesos (es decir, 350 dólares por cada mil litros comprado en el exterior).

Qué hay detrás del faltante de gasoil que ya se siente en los surtidores del país

Hay dos precios para el gasoil en la Argentina y por debajo del valor internacional

¿Cómo se soluciona este problema? Aumentando los precios de venta, minoristas o al surtidor, es decir en la estación de servicio. Y también los valores mayoristas, que son 15% más caros que al consumidor final. Ese es el valor que paga el campo y a las industrias por ese combustible. El precio mayorista del gasoil compensa en parte las pérdidas petroleras por la venta minorista.

Y ahí va la segunda pregunta: ¿Cuánto deberían subir los precios del gasoil? Aproximadamente un 30%, dado el contexto internacional, donde ese combustible tiene alta demanda en parte como parte del impacto de la invasión rusa a Ucrania.

El mercado argentino no toleraría nunca un incremento de esa magnitud, pero el sendero de aumentos aparece como inevitable.

El faltante de gasoil coincide con la alta demanda en el inicio de la cosecha de soja

Hay otra explicación para la falta de gasoil en algunos puntos del interior. El campo, acostumbrado a pagar mas caro que el minorista ese producto, sufre el faltante de ese insumo esencial para su proceso productivo. Se da en pleno inicio de la cosecha gruesa, con la soja y el maíz como cultivos clave.

El productor, o quien realizará la cosecha o los transportistas, va entonces a las estaciones de servicio a comprar el gasoil y “compite” con los automovilistas particulares.

Por ahora, las estaciones de bandera blanca, aquellas que no tienen un contrato de aprovisionamiento garantizado con las petroleras, son las que más sufren. Pero el problema va en vías de generalizarse y convertirse en un nuevo capítulo a las restricciones energéticas que la Argentina se encamina a afrontar este año.

COMPARTIR:

Comentarios