Jueves 19 de Mayo de 2022

6.7°

EL CLIMA EN CONCORDIA

GUERRA

31 de marzo de 2022

31/03/2022: Grupo Wagner, la organización fantasma del ejército de Vladimir Putin que combate en Ucrania

Son el ala paramilitar del Kremlin. Moscú niega su existencia, pero un veterano combatiente decidió escribir
Por Marcelo Izquierdo

En los papeles, el Grupo Wagner no existe. En la práctica es la prueba fiel de que los mercenarios rusos son la espada no oficial del Kremlin, allá donde el brazo ejecutor de Vladimir Putin no debe dejar marcas. Están en varios países de África, en Siria y ahora también en Ucrania.

Según el ministerio de Defensa británico, cientos de miembros de esta especie de contratista militar privado de Moscú están desplegados en el este separatista del Donbás y otros 1000 se encuentran listos para sumarse a la ofensiva rusa en el resto del país.

El vicemariscal del Aire Mick Smeath, agregado de Defensa de Londres en Washington, dijo que posiblemente Rusia se haya visto obligada a priorizar la presencia del personal de Wagner en Ucrania, sacrificando sus operaciones en África y Siria.

 

Los mercenarios rusos no existen, pero los hay

En diálogo con TN, el analista internacional Claudio Fantini dijo que se trata de una organización “fantasmal” impulsada por el Kremlin. “Se sabe que existe, pero no consta institucionalmente”, indicó.

“En los hechos es una organización paramilitar privada cuyos miembros cobran un salario y cumplen siempre roles funcionales a los objetivos del gobierno de Putin. Hacen el trabajo sucio, el más brutal, aquel que no pueden hacer los oficiales del ejército ruso, como matanzas, secuestros y torturas”, afirmó.

  Miembros del Grupo Wagner (Foto: CNN en Español)

Miembros del Grupo Wagner (Foto: CNN en Español)

Fantini dijo que, a su juicio, el Grupo Wagner está inspirado en la Organización del Ejército Secreto (OAS), un grupo paramilitar francés que peleó contra los independentistas en la guerra de Argelia con métodos brutales.

Vladimir Putin busca reemplazar a los soldados caídos en combates con mercenarios del Grupo Wagner

El Pentágono viene insistiendo en las últimas semanas con que Putin buscaba la manera de reemplazar a sus soldados caídos en combate, más de 16.000 según el Estado Mayor ucraniano. La idea original, según Washington, era enviar tropas desplegadas en la vecina Georgia, pero todo hace creer que la decisión se decantó finalmente con los mercenarios del Grupo Wagner.

“En Rusia preferimos no hablar de nuestros mercenarios. No encajan con el relato oficial”, afirmó Marat Gabidullin, un veterano de las Tropas Aerotransportadas de Rusia y excomandante de unas de las cinco unidades del Grupo Wagner localizadas en Siria.

Gabidullin acaba de terminar de escribir “Dos veces el mismo río”, el primer testimonio sobre la lucha de estos mercenarios en territorio sirio. Allí, brindó un amplio informe sobre la existencia de este “contratista” cuyos tentáculos apuntan al Kremlin.

“Los grupos de mercenarios no son nada de lo que avergonzarse, existen en todas partes, pero mentimos sobre ellos”, dijo en una reciente entrevista con el diario británico The Guardian. “Tenemos habilidades especializadas de las que un ejército común carece”, apuntaló.

Cuándo nació el grupo Wagner

Las versiones sobre el Grupo Wagner son tantas como las que rodean a Vladimir Putin. Se cree que fue creado en 2014 para respaldar en el terreno a los separatistas prorrusos del Dombás, en el este de Ucrania.

Los reportes de inteligencia europeos sostienen que fue fundado por Dmitry Utkin, un exagente del servicio de información militar ruso al que sus detractores le atribuyen tatuajes de simbología neonazi. Pero su financiación correría por cuenta de Yevgeny Prigozhin, un “oligarca” vinculado al poder. Ambos fueron sancionados por la Unión Europea.

Vladimir Putin busca nuevos combatientes

Vladimir Putin busca nuevos combatientes

Sus miembros son en su mayoría ultranacionalistas de extrema derecha y sus funciones oscilan entre meras fuerzas de combate, comerciantes de armas y hasta entrenadores militares y de seguridad local.

Tras ser desplegados en el este de Ucrania, los miembros del Grupo Wagner crecieron en número y fueron enviados a luchar a Siria en apoyo del gobernante Bashar al Assad. Pero el grupo tiene ramificaciones en Libia, Sudán, Mali, Mozambique y la República Centroafricana, donde Moscú posee intereses estratégicos.

La llamada “troika” sudanesa, compuesta por Estados Unidos, el Reino Unido y Noruega, denunció la presencia del Grupo Wagner en Sudán y su participación en la extracción ilegal de oro y en labores de desinformación, según reportó la Deutsche Welle alemana. En ese país, Rusia negocia la instalación de una base naval en la costa del mar Rojo.

Circulan videos caseros donde miembros del Grupo Wagner torturan y decapitan a una de sus víctimas

La mala fama de estos mercenarios rusos se extiende por tres continentes. Un informe de la BBC citó videos que circulan en Rusia en donde los miembros de la organización torturan “durante horas” y decapitan a una de sus víctimas.

“Si bien algunos lo comparan con los contratistas de seguridad privada occidentales, el Grupo Wagner está mucho más involucrado con la política del gobierno ruso que sus contrapartes occidentales. No está claro qué tan cerca”, escribió Jonathan Marcus, corresponsal de defensa y diplomacia de la cadena británica.

“Es un grupo sombrío y se sabe poco sobre sus lazos directos con el régimen de Putin”, concluyó.

COMPARTIR:

Comentarios