Martes 24 de Noviembre de 2020

  • 34.2º
  • Despejado

POLITICA

18 de diciembre de 2017

18/12/2017: Hoy se decide el futuro de los jubilados y del Gobierno

LO QUE VENDRÁ- El de hoy será un día clave para saber cómo seguirán las cosas en el país.


Agustín Bottinelli

El de hoy es un día clave para saber cómo seguir en las cosas en el país. La sesión en la Camara de Diputados para aprobar o no la reforma previsional, después de la escandalosa jornada del jueves pasado, ser el indicativo de cu l es el verdadero peso de las distintas fuerzas políticas. El día comenzar con dos paros anunciados por la CGT, ATE apoyados por los gremios kirchneristas como el de los trabajadores de la ANSES, para protestar ante la posibilidad de que se apruebe dicha ley. 

Algunos dirigentes siguieron en su postura belicista y, como la diputada Victoria Donda, mantienen su postura de que esta reforma ¿hay que pararla en la calle?. Otros como Elisa Carrió, que después de pactar con el diputado camporista, Andrés Cuervo Larroque, el levantamiento de la última y conflictiva sesión, quedaron en una dificíl situación ante el propio Cambiemos, generando algunas fisuras internas que ni el propio Macri puede calmar. Si Carrió sigue haciendo lo que la da la gana sin consultarnos, esto se romper  en mil pedazos, aseguran que se le oyó decir a un legislador radical que forma parte del bloque de Cambiemos.

Hoy también sabremos si la anunciada presencia en el recinto de los gobernadores que firmaron el pacto con el Gobierno, serena a la propia tropa de cada uno para poder conseguir el tan preciado quórum. Hasta último momento algunos diputados pedían a sus jefes provinciales que les dieran libertad para decidir porque no querían quedar pegados. Aprobando esta ley que ya parece demasiado impopular. El Gobierno confía en que  los gobernadores de nueve provincias -Mendoza, Jujuy, Salta, Tierra del Fuego, Neuquén, Entre Ríos, Chaco, Ciudad y Provincia de Buenos Aires,- que asistieron a la reunión con el Ejecutivo para definir la entrega de un bono compensatorio a la mayor¡a de los jubilados, cumplan su palabra y se hagan presentes hoy en el recinto, aún sabiendo que pueden pasar un mal momento. Ellos saben que si esta reforma no se aprueba, no se podr  cumplir el acuerdo tributario que en noviembre firmaron con Macri y que les asignaba el reparto de cien mil millones de pesos, que iban a salir de las cajas de la ANSES.

Otra vez habrá dos frentes, uno dentro de la Cámara y otro en la calle que volver  a estar copada por los grupos de izquierda, La Campora y algunos sindicatos con la consigna de impedir que la sesión se lleve a cabo. Hoy no estar  la Gendarmería protegiendo el edificio del Congreso y sus accesos sino la Policía de la Ciudad. La decisión fue tomada para no exponer más a la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich a quien responsabilizan por el accionar de las fuerzas de seguridad el pasado jueves. Mientras diputados de izquierda se preparan para iniciarle un juicio político a Bullrich, el Gobierno a través de Marcos Peña salió a respaldarla a asegurando que es una excelente ministra de Seguridad. 
Desde atrás del escenario algunos protagonistas, disminuidos en su poder de voto, como Sergio Massa, insisten en que van a negarse a votar la ley porque le quita poder adquisitivo a los jubilados. Massa dice todo en voz baja y poco, prefiere que sean los diputados de su bloque los que den la pelea. El líder del Frente Renovador, sabe que ‚l desde la ANSES y siendo Jefe de Gabinete, avaló duros recortes contra los jubilados como el del 2003, cuando congeló las jubilaciones, a pedido, primero de Eduardo Duhalde y después de Néstor Kirchner, cuando la inflación de ese año fue del 45 por ciento. Años después aprobó que no se concediera el 82% móvil a los haberes a pedido de su jefa, la presidente Cristina Fernández; no hizo lugar al pago de la reparación histórica y se vio obligado a instrumentar el ajuste de las jubilaciones por orden de un fallo de la Corte Suprema.
Hoy se mezclan muchas cosas. El Gobierno tiene que recuperar poder político urgente, salvar los errores de fondo y forma cometidos y poder mantener sus pactos de gobernabilidad. El costo de lo ocurrido el pasado jueves incluyendo la reacción en caliente de Mauricio Macri de querer sacar la reforma previsional por Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU), un acto claramente inconstitucional segúnn todos los juristas consultados, fue muy alto y debilitó al gobierno que vio c¢mo se frustraban sus aspiraciones de terminar el a¤o con todas sus reformas aprobadas.
Por otro lado la oposici¢n no kirchnerista tomó partido por la negativa y se sumó a los miembros del bloque de Unidad Ciudadana presionados y acusados de complicidad con el gobierno para destruir el salario de los jubilados. Lo que mas miedo les dio es el rótulo de antipopulares. Mientras tanto los kirchneristas puros liderados por el diputado M ximo Kirchner en persona, como para dejar claro que CFK estaba detr s de esta revuelta legislativa y tambi‚n de la provocaci¢n a la violencia callejera, volver hoy a intentar detener la sesión o incendiar la calle. 
El Gobierno esta vez  ya tiene los votos necesarios para dar qu¢rum y aprobar la reforma previsional, pero parece que con esto no basta ante el clima generado por los K. Como termine el d¡a se sabr  si Macri consiguió revertir la situación o sigue recibiendo golpes de los que les costar  mucho reponerse. 

COMPARTIR:

Comentarios