Miércoles 2 de Diciembre de 2020

21.4°

EL CLIMA EN CONCORDIA

DEPORTES

20 de diciembre de 2017

20/12/2017: La Superliga tampoco aportó oxígeno a los entrenadores

Cuando muchos apostaban a que el nuevo torneo podría modificar la suerte de los directores técnicos de nuestro fútbol, la cantidad de despedidos en tan pocas jornadas disputadas, no hace otra cosa que confirmar que no existen los proyectos a largo plazo. En 12 fechas, fueron 15 los entrenadores que tuvieron que abandonar su trabajo.


Por: Rodolfo Saile

Se esperaba que con la creación de la Superliga, muchas cosas cambiaran en nuestro fútbol argentino. Poco de ello sucedió. Con el tema de los entrenadores, nada se modificó. Cada vez que un equipo se vio comprometido con el juego o los resultados, los dirigentes se olvidaron de los proyectos e hicieron la de siempre: adiós al DT de turno.

Finalizada la 12° fecha, de esta primera etapa de la Superliga, fueron muchos los directores técnicos que debieron abandonar su cargo.

Los primeros que se vienen a la mente fueron los casos de Diego Aguirre, en San Lorenzo, y de Gustavo Matosas, en Estudiantes. A diferencia de la gran mayoría, ambos perdieron su trabajo por las eliminaciones de sus respectivos conjuntos en los torneos internacionales que disputaron.

A los pocos días, Nelson Vivas decidió dar un paso al costado en Defensa y Justicia luego de tener un altercado con un dirigente del Halcón, quien intentó meterse en su trabajo, algo que el DT no toleró.

En Córdoba, el clásico trajo novedades. Sebastián Méndez, luego del empate en cero ante Talleres, tampoco pudo seguir al frente de Belgrano. Con un poco más de 20 partidos sobre sus espaldas, el Gallego dejó su cargo y fue reemplazado por Pablo Lavallén.

Por Bahía Blanca también pasó la escoba y se llevó a Mario Sciaqua. El entrenador, que había logrado mantener la categoría en la temporada anterior, tuvo un flojo arranque en sus primeros encuentros y la dirigencia decidió culminar con su trabajo. Fue reemplazado por Rubén Forestello, quien también decidió dejar su cargo cuando Alfredo Dagna perdió las elecciones.

Otro entrenador que pese a que logró mantener a su equipo en Primera tuvo que dejar el cargo al poco tiempo fue Gustavo Álvarez. En Temperley, el arranque del equipo tampoco fue el esperado y a los popes del Celeste no les tembló el pulso para buscar el cambio. Gastón Esmerado fue el elegido para cubrir el lugar y levantó el rendimiento de sus jugadores.

Omar De Felippe no tuvo una tarea sencilla en Vélez. Tuvo que recurrir a un equipo plagado de jóvenes con pocos partidos en primera y pese a que por momentos pudo llevar adelante su idea, en el final de su ciclo todo se derrumbó y tuvo que abandonar su lugar al frente del conjunto de Liniers. Marcelo Gómez, un hombre del riñón velezano se hizo cargo y para el próximo torneo ya está preparado Gabriel Heinze.

La historia de Paolo Montero en Central fue diferente. Tuvo buenos partidos al frente del Canalla pero la eliminación de la Copa Argentina ante Atlético de Tucumán, en las semifinales y por penales, le costó el

cargo. La dirigencia se movió rápido dentro de sus filas y eligió a Leonardo Fernández en su reemplazo.

Diego Cocca, en Racing, fue otro que no la pasó bien. En su segundo ciclo en el club de Avellaneda, el DT sufrió por sus declaraciones y tuvo varios desencuentros con sus jugadores. Luego de que la dirigencia invirtiera muchos millones para armar el equipo, Cocca no pudo encontrarle la vuelta en partidos claves y dejó su cargo argumentando que no tenía objetivos de importancia a la vista. Claro, ya había quedado eliminado de la Copa Sudamericana.

En Chacarita, ni el ascenso a Primera División pudo sostener a Walter Coyette. El DT se quedó con un plantel muy corto para la categoría mayor de nuestro fútbol y eso lo pagó caro. Sin sus principales figuras, el ex Lanús rápidamente perdió crédito y tuvo que dejar el barco.

Un caso atípico fue el de Jorge Almirón en Lanús. Exitoso por donde se lo mire. Quizás la final de Copa Libertadores perdida fue el único lunar en su paso por el Granate, pero igualmente el ex entrenador de Defensa e Independiente decidió dejar su cargo en busca de nuevos horizontes. Parecía que tenía cerrada su incorporación en Las Palmas, de España, pero la RFE no lo autorizó a dirigir en aquel país y recaló en Atlético Nacional de Medellín.

La campaña de Ricardo Caruso Lombardi en su tercera etapa a cargo de Tigre fue pésima. El DT cosechó solamente el 31% de los puntos disputados y fue insultado en varios encuentros de su equipo. Para el próximo torneo ya fue elegido Cristian Ledesma.

En Godoy Cruz, pese a que los entrenadores duran más de la cuenta, el caso de Mauricio Larriera no fe tan así. Pese a que cosechó más del 50% de los puntos, el uruguayo decidió no continuar al frente del Tomba. Los popes mendocinos ya contrataron a Diego Davobe en su lugar.

Otro DT que dejó el barco fue Humberto Grondona. Los magros resultados de Arsenal a lo largo del torneo y la complicada situación en la que se encuentra en cuanto al promedio, hicieron que dejara su cargo. Un hombre de la casa, Sergio Rondina, tendrá la dura tarea de recuperar a un equipo que parece condenado.

Así dadas las cosas, por diferentes y variados motivos, lo cierto fue que la Superliga, tampoco trajo aires de cambio a la vida de los entrenadores quienes siguen siendo el fusible más sencillo de reemplazar en nuestro fútbol argentino

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios